LA FRONTERA

alt(por aquello del muro...y el hombre)

En la frontera la noche habla despacio

desnuda en la humedad de cascabeles y cuchillos;

es otra, la música del deseo,

y el prisma roto de las sombras en su fragua.

Un hombre antiguo muere muchas veces

cruzando y fatigando su crucigrama de sueños;

existe un espejismo con un portal muy tibio,

y una seda asesina por la arena; todo cerca es lo lejano,

la soledad tiene hogueras con tu rostro

con un relicario mordido por la sed.

Como el tiempo no duerme

no descansa a tu mejilla la ilusión más fuerte;

y no sabes cuál memoria de los hombres te ha robado.

Tan solo caminar con el matiz de un insomnio para piedras,

te va desbocando abismos a la mirada,

no hay vuelta atrás, es la muerte, al cruce,

legítima y paralela desde otros mapas.

Pero vas a ir,

te irás enamorado de la línea sedienta,

te harás amante de un cansancio que de saltos te besa con cristales;

sin alma, te irás inundando del gran muro,

construido por un presidente rico, cuyo trono fue tallado por inmigrantes,

otros como tú, que ya no están, y son para el silencio

pero ya iniciaste el viaje, y nada queda cerca

solo seguir, sin la salida

en la frontera tan tuya donde la noche habla despacio.