Virginidad

altDuele la paz perdida

de los hombrecitos que juegan a la guerra

o al gigantesco monopolio neoliberal

y la de las mujercitas que los apoyan

orgullosas de sus héroes ausentes

o inundadas de placer carnal

Y me duele más la indiferencia, el fanatismo.

Acaben ya de encontrar la piedra filosofal

entre otras necesidades

o lo que sea que los haga cantar en vez de gritar.

Los miro, injustos

lobos humanoides procurando el momento del ataque,

del saqueo, del genocidio feroz

…de Tánatos es la era…

Luego, cambio mi mirada y veo en mi bebé-mamá

la hermosa inocencia

que olvidamos no sé donde

la victoria de sus juegos que cambiamos por atrocidades

y mundos inconexos.

Y quisiera que todos fuéramos como ella.