Amanecida de dolores. Poemas para mi madre (VI)

altA la víspera de su muerte

calla la noche

no hay hora más larga

que cuando ella duerme

y mis ojos dejan de parpadear

es demasiado corto

este reloj de arena