Dos poemas con historia

alt1

Sentí una gran inquietud, un sobresalto.

Me conformaba con la franqueza de sus manos

pero despreciaba la traición en sus ojos.

No medité , solo le dejé una carta en la mesa,

pero tal vez la tiró, no le gustaba leer.

Nunca lo sabré.

solo lo supo el gato gris que deje en la sala,

y entré inmediatamente en el olvido.

2

Por la radio anunciaron que se privó de la vida

pero eso había sucedido mucho antes,

cuando por años su padre entraba a su cuarto

a medianoche para jugar con las muñecas.

Ella después se sentaba distinta al borde de su cama,

observando el abismo

Su madre la despreciaba por mentirosa.

a ratos intentaba que hasta el olvido, la olvidara.

El tiempo separó su sonrisa de su corazón'

y sus ojos se ausentaron de los horizontes

Cansada de insomnios y gestos temblorosos

abrió la jaula y libero sus penas

luego que su maestro la llamara otra vez a su oficina

para un inesperado examen oral.

A los quince años no se privó de la vida,

la vida la privó de la dignidad de ser y de soñar.