Hostos, Martí, la masonería y la lucha por la independencia

altEl 26 de marzo de 2011 se realizó un panel titulado Re-presentando a Hostos y a Martí. En dicha actividad participaron como panelistas el Lic. Alejandro Torres Rivera, el Dr. Víctor López Tosado y el Dr. Ángel Villarini Jusino. El Dr. Antonio Gaztambide Geigel fungió como moderador y yo, dando mis primeros pasos en el mundo de la historia académica, tuve la responsabilidad de comentar las ponencias.

En ese momento el Licenciado Torres Rivera señalaba que la masonería es uno de los varios puntos de convergencia entre dos ilustres antillanos. En el caso de José Martí su masonería se conoce por vías indirectas, ya sea por escritos de otras personas contemporáneas o por sus escritos no relacionados a la masonería pero en los cuales se percibe la influencia masónica. Pero no se encuentra ningún registro de su firma en documentos masones. Martí nace en La Habana en 1853 cuando ya Hostos era un adolescente estudiando en Bilbao.

En el caso de Eugenio María de Hostos, contrario al de Martí existe cuando menos un documento escrito por el mismo Hostos reconociéndose como hermano masón. Además existen varios autores que en sus escritos han hecho referencia de Hostos como un Hermano Masón. Asimismo, se conoce de una logia que, al momento de la muerte de Hostos, le reconocen a este como un buen puertorriqueño e inmejorable masón.

Mucha referencia se hace sobre Hostos como el gran educador pero durante esa actividad tuve la oportunidad de ver otras dimensiones de Hostos. Y es que para Hostos como señalaba el Dr. Ángel Villarini Jusino, el propósito esencial de la educación es “el fomentar hombres en toda la excelsa plenitud de la naturaleza humana.” La filosofía educativa de Hostos es un proyecto de emancipación humana colectiva y personal. Hostos veía la educación como un medio para alcanzar un fin político a largo plazo.

El Dr. Villarini destacaba que Hostos “…se incorpora a los movimientos de reforma educativa siempre desde una óptica y praxis política-emancipadora …[por eso es una] al servicio de la liberación.” Ese día aprendí que para Hostos La libertad política solo se puede alcanzar por ciudadanos con la capacidad de razonar, con una conciencia moral y cívica.

Al indagar un poco sobre la figura de Eugenio María de Hostos y al escuchar a los distinguidos panelistas percibí a un Hostos con un proyecto más enfocado a desarrollar seres humanos en un sentido más amplio. El carácter positivista de Hostos se evidencia en su epistemología, para él no hay otra verdad nada más que la que es empírica. Partiendo de esto señala que la moral tiene un fundamento de orden natural no arbitrariamente construido por el ser humano que pueda ser inferido a partir y más allá de éstas. El proyecto educativo de Hostos se cimentó en la idea de libertad de los pueblos. Su filosofía educativa de iba más allá de ser solamente un proyecto de educativo, sino que estaba enfocado y dirigido a la libertad.

Aunque los escritos de Eugenio María de Hostos eran textos densos y sistemáticos, mientras que la mayor parte de los trabajos de José Martí eran cultivando la poesía, ambos pensadores antillanos veían el colonialismo como el enemigo que asechaba a las Antillas. Aún cuando no existe evidencia de que estos dos intelectuales se hubieran conocido, sus pensamientos y filosofías coincidían. Ambos luchaban en distintos frentes, desde polos distantes pero con un mismo fin; la independencia y liberación de las Antillas.