Sáb09232017

Last update04:05:48 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Relatos de Inframundos

  • PDF

altRelatos de Inframundos ((10 cuentos entre la realidad y la fantasía; Editorial Veritas, LTD, San Juan, Puerto Rico, 2016) trata de la más reciente obra del escritor boricua, Hiram Lozada Pérez. Este en un libro de cuentos, donde el autor incluye 10 relatos, y nos narra la vida desde cuentos de lo excéntrico, lo inusual, y más que nada desde la “superstición”. Es decir, como nos recuerdan los clásicos, y en este contexto el poeta nacional Ché Melendes, son relatos a partir de lo que no es cierto. Algunos fantásticos, otros, simplemente, construcciones inventadas.

Hiram Lozada es un escritor con urgencia. En particular, porque desea establecer una constancia en el registro literario boricua, la cual nos permita saborear, como apreciar su obra. Con ocho libros publicados, es posible hablar y examinar una obra que va dejando ya huellas, y repeticiones en los patrones de la creatividad que nos permite poder identificar con facilidad que “ese libro es una obra de Hiram Lozada”.

En el género de la poesía publico Poesía Necesaria (2013); en el género del ensayo, publicó la colección de sus escritos periodísticos bajo el nombre de El país de la queja (2014); en el género de la novela, ha publicado Los días de abril (2008); María Madiba (2014); y La muerte se viste de blanco (2016). En el género de cuentos, Cuentos de los últimos días (1998); La desaparición de Jane Montgomery (2011); y la obra que hoy presentamos, Relatos de Inframundos (2016). Se trata de un fondo literario ya respetuoso, que nos invita a leer, releer, criticar y conversar a partir de Hiram Lozada Pérez.

En el renglón de os cuentos, nos parece que Hiram ha provocado una contribución a la cual no le habíamos prestado tanta atención. A diferencia de la novela, en la cual se ha consagrado como un escritor reconocido en Puerto Rico, los cuentos o relatos de Hiram Lozada Pérez han tenido su propia suerte, a los cuales muchas veces no le habíamos prestado atención. En otras palabras, los cuentos de Hiram, no son como las novelas de Hiram. Son otra cosa.

Desde esta mirada, al prestarle atención a la obra de Hiram Lozada Pérez, podemos decir, que, en su narrativa novelera, por usar una palabra con varios significados, éste hilvana temas que se van reproduciendo, novela tras novela. En particular que, en el género novelero, pese a todo, Hiram desea vivir y convivir con el bien. Al final, en sus tres novelas, el bien se impone al mal; la bondad se impone al odio; la generosidad se desvive ante la austeridad. Son novelas, nos guste o no, donde los finales felices son un asunto familiar.

Ahora bien, en sus cuentos hay otra lógica. No lo había pensado, pero sus cuentos son “internacionales”. No necesariamente pasan, de forma exclusiva en el territorio nacional de Puerto Rico, contrario a lo que ha pasado en su mundo de la narrativa novelesca. Sus cuentos pasan en un más allá, cuyo referente primario es “otro sitio”. Pero, por otro lado, también pasa algo que es de sumo interés para mí: los cuentos, distinto a las novelas, son menos generosos y más que nada son “tirados”, son “sucios”, no son éticos, son cuentos donde el bien y el mal existen, y donde no necesariamente la generosidad es el eje dominante. Algo así como que los cuentos son un retrato de un mundo “oculto” en el cual también convive el autor.

La idea de presentarnos Relatos de Inframundos, es como contarnos la vida en varios tiempos. Pero la vida difícil, la vida de los imposibles, la vida “sucia”. Es decir, esa vida que sabemos que pasa, pero que siempre está llena de contradicciones y más que nadad de múltiples posibilidades otras.

Los relatos se cuentan en 10 historias, donde se pueden dividir en cinco internacionales y cinco nacionales. Cinco historias que pasan en otros tiempos, en otras latitudes; mientras que otras cinco historias nos son conocidas, incluyen en la misma a personajes conocidos aquí en sus novelas o en otros relatos de cuentos previamente publicados.

Sin entrar en lo que dice cada cuento, me parece que algunos están mejor trabajados que otros. El sentido de familiaridad con los cuentos locales, siempre nos permite pensar la vida de otra forma. El sentido de distancia con los cuentos “internacionales” es algo que siempre puede estar sujeto a mejorar. Diría yo, el autor logra realizar mejor su obra cuando se queda “local” que cuando se “globaliza”.

Ahora bien, lo que me interesa de estos cuentos, es que, no hay un Hiram Lozada bueno. Tampoco hay un Hiram Lozada perverso. Hay simplemente un autor dándonos una expresión del estado del tiempo actual.

De todos me llevo a Bob Mathews y el caso del Lobo Gris. Por su extensión, es más cercano a una novella, y sobre todo a la narrativa de Hiram que conozco mejor. En este sentido, lo celebro. Pero, que quede claro, los cuentos se sostienen por sí mismos, y con mayor acierto o menor, son valiosos para continuar entendiendo la obra literaria de Hiram Lozada Pérez.

Adelante escritor, adelante.