Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

El neoliberalismo y el cambio climático

  • PDF


Todo lo que le ocurra a la tierra,

Les ocurrirá a los hijos de la tierra.

Carta del Jefe Indio


El neoliberalismo es una corriente ideológica del pensamiento económico y político basado en la promoción de la democracia, incluyendo la libertad empresarial, los derechos de propiedad, el libre mercado, la libertad financiera, la desregulación del trabajo, la privatización de las empresas públicas y la reducción del gobierno. Es una vuelta a los principios clásicos liberales desarrollados en el Siglo XIX. Esta teoría económica fue desarrollada por Adams Smith, en su libro La riqueza de las naciones y planteaba la libertad del mercado, el cual sería regulado por una “mano invisible” sin la intervención del estado. También decía que la libre competencia era necesaria para la fijación de precios justos.

El neoliberalismo es impulsado por poderosas instituciones a nivel mundial como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco de desarrollo Interamericano.

En América Latina, el neoliberalismo inicialmente fue impuesto en Chile, en tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet, por un grupo de profesionales egresados de la Universidad de Chicago, bajo la dirección de Milton Friedman. Éstos ocuparon altos puestos gubernamentales y privados y desde allí impulsaron el neoliberalismo. Fueron conocidos como los Chicago’ boys.

El neoliberalismo ha tenido mucha influencia en el cambio climático que está ocurriendo en el planeta Tierra. El neoliberalismo niega la existencia de un cambio climático inducido por causas humanas. Esta negación ha tenido resultados negativos para el ambiente. En su búsqueda sin límites de los intereses económicos y financieros de las grandes empresas transnacionales a nivel mundial, poco les importa el daño ambiental que puedan causar.

A medida que la economía mundial se precipita hacia otra gran recesión, la tierra se precipita hacia una catástrofe climática. Ambas representan los resultados de una desregulación neoliberal que ha dejado a la humanidad sin medios para moldear nuestras economías para servir a las necesidades humanas.

Las políticas de privatización, enarboladas por el neoliberalismo, la desregulación, los recortes de impuestos y los acuerdos de libre comercio, han liberado a las corporaciones para acumular enormes beneficios y tratar la atmósfera como un vertedero de aguas residuales y frenan la capacidad del Estado para planificar nuestro bienestar colectivo. Sólo los movimientos de masas tienen el poder de alterar la trayectoria de la crisis climática.

(Lukacs, July 17, 2017)

En Estados Unidos el conservador Partido Republicano, ha adoptado medidas liberalizando los controles establecidos, para reducir el Cambio Climático. El presidente Donald Trump sacó a Estados Unidos del acuerdo climático mundial (Paris, 21), aduciendo que este pacto causaba daños a la economía estadounidense y que inducía una competencia desfavorable a nivel mundial. También ha desregulado, mediante órdenes ejecutivas, algunas reglamentaciones existentes que protegían el ambiente.

Para dirigir la Environmental Protection Agency, Trump nombró a un acérrimo enemigo de la regulación ambiental.
Dado que la existencia de pruebas científicas sobre el cambio climático son abrumadoras, debemos evaluar si seguimos con el neoliberalismo.