Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Irma, minuto a minuto

  • PDF

altEstoy sentado en mi terraza tomando café. La mañana está nublada. Se siente una calma chicha, extraña. Mi cuerpo está incómodo; me siento ansioso, con los nervios crispados. El viento mueve las hojas, a veces con fuerza inusual. Mis perros están agitados. Mientras escribo comienza a llover.

Todo presagia un evento aterrador. Más allá de las noticias, el ambiente se siente cargado. Hay una saudade, una morriña que sacude la fibra del más fuerte. Todos sabemos que se acerca Irma, un huracán categoría cinco.

Los puertorriqueños, atemorizados por lo que sucedió en Houston, se han preparado con anterioridad al fenómeno atmosférico. Los supermercados están con góndolas vacías. Se hace difícil conseguir agua. Las filas en las gasolineras eran inmensas.

No es solo que seamos consumidores compulsivos, es el miedo a quedarnos sin pertrechos en caso de que colapsen los sistemas del país. Las carreteras podrían ser cerradas por árboles caídos, derrumbes e inundaciones. Tampoco es un secreto que las Autoridades de Energía Eléctrica y Acueductos y Alcantarillados no están preparados para este tipo de evento catastrófico.

Los medios noticiosos nos han repetido hasta la saciedad que es el evento atmosférico más poderoso registrado en el Atlántico. Podría recitar todas las advertencias que hemos recibido. Debería ser sentido común proteger la vida, pero aun así hay personas que no escuchan consejos. Están evacuando a los residentes de las costas y de las zonas inundables desde Dorado hasta Fajardo, área que se espera reciba los vientos huracanados, pero hay personas que se resisten. El gobernador Ricardo Antonio Rosselló Nevares ha indicado que impondrán multas de $500.00 y hasta seis meses de cárcel a los que se nieguen a desalojar las áreas en peligro.

La mayor parte de la Isla recibirá vientos de tormenta tropical. Los expertos estiman que Culebra será el municipio más afectado porque el ojo pasará a unas 30 millas. Vieques sufrirá los embates del mar.

Sobre el área metropolitana el ojo de Irma quedará a unas cuarenta millas. El huracán tiene vientos sostenidos de 185 millas por hora y ráfagas de 200 que se alejan a 50 millas de su centro.

La mayor parte del patrimonio cultural puertorriqueño está ubicado en el Viejo San Juan y en las zonas aledañas a la capital. Nadie ha pensado lo que Irma implica en términos del acervo cultural de la nación puertorriqueña. Si la furia del monstruoso huracán golpea la capital, podríamos perder más de 500 años de historia y gran parte del legado cultural del país.

Los archivos, sitios y monumentos, museos, bibliotecas, depositarios de obras de Puerto Rico no están preparados para hacerle frente a huracanes de este tipo ni a terremotos desbastadores.

Las paredes de muchas de las edificaciones históricas están en malas condiciones. Los techos son susceptibles a los vientos fuertes. Los sótanos son inundables. La mala planificación, la falta de alcantarillados y desagües apropiados acrecientan los problemas.

Somos islas a la merced de las aguas. Un mar encrespado con marejadas ciclónicas arrasan con el Capitolio (lo único valioso allí es la Constitución); el Ateneo y sus valiosas colecciones; el Instituto de Cultura Puertorriqueña, custodió del patrimonio material; el Cuartel de Ballajá; el Museo de San Juan… Las murallas de las fortificaciones podrían ser severamente dañadas por los embates del mar. La subida de las aguas inunda el depositario del Archivo General de Puerto Rico, donde yacen los documentos más importantes de la historia del país. El viento huracanado puede llevarse el techo de la catedral y derrumbar las paredes de la Iglesia de San José.

No solo en el Viejo San Juan hay tesoros que debemos proteger. Santurce, Bayamón, Carolina, Ponce, Mayagüez, San Germán, Coamo, Guayama, Vieques… tienen un valioso patrimonio que pudiera sucumbir ante la furia de un poderoso huracán

No sigo describiendo el apocalipsis porque me encrespo ante lo que implicaría para el Archipiélago Borincano perder su patrimonio material…

Sin embargo, en Puerto Rico, como en toda colonia, la conservación de la historia y la preservación del legado cultural no es una prioridad. Por otro lado, los jeques gubernamentales y tristemente algunos gestores culturales resuelven los problemas enviando el patrimonio material al Instituto Smithsonian en la capital imperial.

Conservar nuestro patrimonio, tanto material como inmaterial, debe ser la responsabilidad de los puertorriqueños. Es hora de que creemos conciencia del gran valor que tiene nuestro legado y planifiquemos para protegerlo. No podemos darnos el lujo de que un evento como Irma borré la herencia patrimonial de nuestro pueblo en un soplo. Tampoco debemos depender del imperio y sus instituciones para conservar lo que es nuestro.

Irma viene de camino. Solo podemos imaginarnos lo que puede ocurrir. Hasta ahora las predicciones son fatales. Como todos, rogamos para que el huracán suba y no nos golpee con toda su severidad.

Irma es un aviso de lo que nos espera en el futuro debido al calentamiento global. Fenómenos de esta índole se multiplicaran en el futuro. No podemos olvidar tampoco que el año entrante se cumple un siglo del terrible terremoto de San Fermín que destruyó gran parte de la isla grande. No conocemos lo que significa un terremoto monstruoso.

La infraestructura de Puerto Rico no está preparada para enfrentar huracanes gigantescos ni terremotos potentes.

No podemos procrastinar lo que es nuestro deber. Los recursos económicos gubernamentales y la restringida economía del país son indicio de que es el pueblo llano es el que tiene que tomar acción si queremos salvaguardar nuestra historia.

No podemos postergar más lo que es un deber de todos. El patrimonio es propiedad de todos los puertorriqueños y puertorriqueñas.

Pasado el evento, los gestores y promotores culturales, las fundaciones nacionales, las organizaciones culturales y el gobierno deben reunirse para delinear un plan efectivo y viable para conservar y proteger nuestro patrimonio. Tal vez se pueda construir un depositario en Adjuntas…