Sergio Corrieri, el David y el hombre de Maisinicú, más allá de “Memorias…”

alt

Corrieri en una escena de “Memorias del subdesarrollo”. Foto: Archivo.

Cuando parece que las emociones descansan en una apartada esquina de la rutina, un documental nos despierta a los ayeres, casi desvanecidos, y entonces un júbilo aparece con el espíritu y la estampa de un héroe anónimo, El hombre de Maisinicú.Corrieri, como siempre se le llamó afectuosamente, fue conocido por mi generación por aquella serie televisiva que detenía el tiempo de todas las familias cubanas de entonces, el David de En silencio ha tenido que ser.

Han transcurrido casi dos décadas y hoy tenemos ante nosotros la verdadera historia del hombre, del actor, el director de teatro, el protagonista indiscutible de una época en el cine y el intelectual virtuoso que nos sorprende con tres poemarios (Los Noventa, Asuntos propios, Del mar y los peces) y un libro de cuentos sobre la playa de Jaimanitas, donde transcurrió su infancia (También lo imaginado), legado que nos dejó

al fallecer con 69 años. Quedaron otros dos poemarios inéditos y una novela corta sobre los primeros años del Grupo Teatro Escambray.“Sergio Corrieri ha sido, de manera incuestionable, uno de los grandes actores del teatro y el cine cubanos durante la segunda mitad del siglo XX; sin embargo, muy pronta en ambos medios resulta prácticamente desconocida para las más jóvenes generaciones de cubanos y a veces hasta un poco olvidada por sus contemporáneos”.Así habló durante la premier del documental cubano Sergio Corrieri, más allá de“Memorias…” su realizadora Luisa Marisy. Licenciada en Historia y Ciencias Sociales,es desconocida como realizadora; sin embargo, tiene en su haber más de 20 audiovisuales y una importante trayectoria artística e intelectual.

alt

Cartel de Sergio Corrieri, más allá de
“Memorias…”.

Hoy, junto a su staff de realización, se nos revela como “descubridora” de una de las personalidades más reconocidas de la cultura cubana porque era para ella “el cumplimiento de una deuda de amor con mi padre Sergio Corrieri, el hombre que con su ejemplo contribuyó a mi formación humana y artística”.
Con guion de Luisa Marisy y José Ramón Marcos, la producción de Javier González, la música original de Polito Ibáñez, Adalberto Roque como director de fotografía y Normando Torres en la dirección artística, la edición de Claudia Balmaseda y Jorge E.González Cruz y los animadores Alejandro Bustillo y Jorge González Cruz, nos llegan estos 64 minutos con valiosos testimonios de familiares y amigos entrañables para revelarnos afectos y memorias de un genuino hacedor de arte cotidiano, que por sencillos y auténticos no solo estamparon las vidas de sus contemporáneos sino que lo convirtieron en un hombre de su tiempo.“Nos fuimos para el Grupo Teatro Escambray, ahí vino la segunda gran discusión con mi padre porque ya después de la primera vez, como ya había tenido éxito como actor y aparecía en el cine y todo eso, y los vecinos le decían “vi a tu hijo”, y bueno ya el viejo estaba contento, satisfecho con que su hijo hubiera (risas) tenido éxito com oactor, y cuando en el 68 yo le digo: “Oye  me voy”. “¿Cómo que te vas, para dónde tevas?”. Y yo le digo: “Para el Escambray”. “¿A qué?”. Digo: “a hacer teatro”. Dice: “Ah, tú estás loco”. Así lo cuenta el propio Sergio Corrieri, con rostro alegre y jovial, casi apunto del abrazo saliéndose de la pantalla.Un regalo embellece la propuesta: imágenes originales recuperadas de las vivencias del Grupo Teatro Escambray, hasta donde fueron llevadas sus representaciones recién terminada la lucha contra bandidos, entonces filmadas como memorias por Rogelio París y recogidas en el documental Del Escambray el campesino.Imágenes en blanco y negro que engalanan la visualidad de una historia pendiente de ser contada todavía -que está allí en las lomas y en quienes fueron testigos del nacimiento de un teatro jamás visto hasta entonces en la recién nacida Cuba post revolucionaria-, y que Marisy nos muestra como parte de la historia de su padre.Valiosos testimonios que van más allá de la leyenda paternal nos salvan del olvido para convertir a este documental en joya del audiovisual cubano, en tantorescata imágenes poco conocidas y casi arrinconadas en olorosas gavetas del recuerdo, todavía latentes en el alma de muchos de los que aún pueden contar esa historia.Por eso se organizó este encuentro con la prensa en el Centro Cultural Cinematográfico Fresa y Chocolate con miembros del staff y personalidades cercanasa la obra del gran intelectual, teatrista y actor que fue Corrieri.“La voluntad familiar siempre estuvo en lograr un documental en vida de mi padre -contó Luisa Marisy-, pero su repentina enfermedad lo imposibilitó”. Su presencia entonces toma como eje sus poemas y algunas declaraciones que él mismo hiciera para el programa televisivo Cubanos en primer plano.Son privilegios de este audiovisual fragmentos de actuaciones legendarias de Corrieri junto a otros grandes de la escena cubana como Fernando Echevarría, Pedro

Rentería, Flora Lauten, Albio Paz, Carlos Pérez, Mario Balmaseda, Raúl Pomares,Reinaldo Miravalles, Eslinda Núñez y Deisy Granados.“Para conducir las diferentes etapas del documental hemos seleccionado algunos de sus poemas, que leídos por el también poeta y cineasta Víctor Casaus van revelando inquietudes, angustias y amores de Sergio Corrieri”, explicó su directora.Responsabilidades administrativas y políticas, ajenas a su vocación, alejaron al actorde su mundo durante los últimos veinte años de su vida. Varias dudas entonces acudirían al imaginario popular ante su ausencia. ¿Dónde se ha metido este gran actor? ¿Dónde estará  el Sergio de Memorias…? ¿Qué ha sido del actor que presentó al hombre de Maisinicú? ¿Por qué no vemos en pantalla al David de la serie En silencio ha tenido que ser? Algunas de esas respuestas las encontrarán en este documental.Que valga entonces para el aprendizaje de quienes empiezan y para la evocación sublime de mi generación el documental de Luisa Marisy Sergio Corrieri, más allá de “Memorias…”.