Mar04072020

Last update09:26:56 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Icono reggae renace con su mejor producción en años

  • PDF

I’ve got one more song I’m gonna sing/simple song, so sing along/ I’ve got one more story to tell/mystery, my story/true story, my glory/ I’ve got one more arrow in my bow/ I’m gonna let it go, just watch it soar--“One More” Jimmy Cliff En su nueva producción, Rebirth, Jimmy Cliff, una leyenda viviente de la música reggae jamaiquina, se redime ante un público que estaba ansioso de escucharlo tras su inducción en 2010 a la Sala de la Fama del Rock. Cliff, que comenzó a grabar ska, un baile precursor del reggae, en 1962 cuando tenía 14 años, acaba de sacar a la calle uno de los discos de reggae más sólidos de la historia de este género. En por lo menos dos de las canciones, “One More” y “Reggae Music”, se manifiesta ese estilo del ska que, al vaivén de los instrumentos de vientos y ritmo del organillo y bajo, instan a deshacerse del asiento y saltar con abandono. El reggae que Cliff ayudó a regar a través del mundo es un poco menos eufórico pero igual de poderoso y emotivo. ¿A quién no se le ha asomado una lagrima al oír a Cliff cantar “Many Rivers to Cross”?

James Chambers nació en 1948 en una aldea cerca de Montego Bay desde donde su familia se mudó al arrabal de Kingston, Jamaica. Ha contado que adoptó el nombre de Cliff como nombre artístico porque ejemplificaba a las alturas que quería llegar como cantante. En una reciente entrevista con la revista The Rolling Stone, dijo que de niño le encantaba ojear mapas y libros de geografía y memorizar los nombres de países, ciudades y ríos. Su interés por los ríos comenzó de muy pequeño cuando se criaba al lado de uno, lo que lo llevó luego, ya en Kingston, a decidir que quería visitar el Nilo. Pensó que la mejor manera de costear el viaje sería convirtiéndose en un cantante famoso. En Rebirth, Cliff celebra su viaje musical con “Reggae Music”, canción que hace un recuento de su carrera y de la historia del reggae. Su mensaje es que en 2012, el reggae sigue con la misma relevancia que en los 1960 o 70.

La denuncia social es la clave de todo buen reggae jamaiquino, y Cliff siempre toma el lado de los más indefensos, sobre todo de África, el Caribe y Sudamérica. Siempre se ha dicho que la letra de sus canciones no tienen la intensidad revolucionaria de las de su fenecido amigo Bob Marley, pero la diferencia está en que mientras Marley llamaba a la revolución, Cliff lo que busca es consolar e inspirar. Escuchen “Blessed Love” de Rebirth: blessed love and appreciation/ blessed love and celebration/ love is what I bring/ and love is what I sing… to one and all.

Cliff cobró gran fama en la primera película jamaiquina de difusión internacional, “The Harder They Come” de 1972. Esta fue un vehículo para que el mundo conociese el reggae. El soundtrack también destaca artistas como Desmond Dekker y Toots and the Maytals. La música sacó a Cliff de un arrabal, le hizo ganar becas educativas y le facilitó los medios para ver no solo el Nilo sino el mundo entero. En este álbum, y a sus 64 otoños nos convida, con un instrumento vocal tan vibrante como siempre, a navegar el río que siempre ha navegado. No es sorpresa que cante (en “Ship is Saliling”) que no hay razones para dejar de navegar: Our ship is sailing and we are moving…There ain’t no stopping until we say so!