Hussein Habasch: entrevista natural a un poeta

Cuando estreché su mano, con prisa, en medio de los protocolos del VIII Festival Internacional de Poesía de Puerto Rico, parecía conocerle de hace mucho tiempo; lo sentí un poeta que ya había aprendido a leer el firmamento; lo sentí un poeta cuya iluminación le había costado largas peregrinaciones, diversidad y sombra de los paisajes; diversidad de pueblos donde reposaba su contemplación, siempre incapaz de abandonarle. Recordé a Argos, ciudad cumbre de los principales eventos de la historia de Grecia en la Antigüedad y residencia de los principales protagonistas de la Mitología Griega. Argos esfera, Argos lengua y memoria, Argos presencia. ¿Y por qué Argos y Hussein Habasch? Hay en los poetas como él, la multiplicidad de la visita, de haberlo visto todo, de vencer siglos, y ser el mismo, un siglo aparte en lo vivido. Su vocación de poeta, carrera que lleva con intensidad, lo hace partícipe de las interpretaciones que nos brinda la poesía cuando se escriben entrevistas naturales como esta, y donde la conversación se hace propia en territorio y lenguaje. Insisto en Argos, por la práctica del alma libre, del alma con y sin espejos, del alma entera en brindar la poesía, en mostrarla como un dolor que salva y empuja a la continuidad.

Estreché su mano y ya lo había visto en todos los siglos ganados. Había prisa en esa hora del estrechón, de modo que las mentes se habían leído y hacían inevitable la conversación y así sucedió. Sucedió una tarde, mientras nos fumábamos un cigarrillo, en el estacionamiento del hostal que sirve de anfitrión a los poetas invitados allá en el Recinto Metro de la Universidad Interamericana. Plática amena, de lugares humanos y creíbles, y a la vez hablamos de exilios; el de él, el mío, el del poeta en su transmigración, en la voz poética que se madura cuando es expulsada de todo reino ciego y queda suspendida en un vacío que al final es tierra descubierta, fértil, y sobre todo nueva. Plática acogedora sobre un poeta nacido en Kurdistán, radicado en Bonn Alemania y traducido al francés, alemán, inglés, español, turco, rumano, ya infinidad de idiomas y dialectos. Traducido en peso de una poesía profunda, una poesía que va con el hombre, y la terca irradiación que brinda la soledad, pero en miramiento a lo inmenso, al fragor del alma, a la equivocación de amor o caminar, dulcemente desvelado, en un testimonio de excelencia.

Y también ese esa ciudad Argos actualizada al conflicto, nos brinda sus palabras detonantes, vaya una vez más nuestro agradecimiento a Mouhariq Mohamed y a la poeta Marta Emmanuelli por la transcripción y traducción de esta entrevista.

Las siglas H.H corresponden en su norte, a Hussein Habasch.


1. ¿Qué te define como poeta? ¿Cómo la poesía podría definir al ser?

H.H: No sé cómo definirme como poeta, pero te diría que sin poesía, mi vida no tendría significado, sería deprimente y sin esperanza. Desde el comienzo, mi vida fue poesía y así será para el resto de mi vida. Soy “poesíadicto”, la poesía es la razón para existir, es la sangre que corre por mis venas, es el latir de mi corazón pleno de amor y belleza. La poesía me salva de la angustia, la nada y la depresión. Sin ella, el ritmo de mi vida sería totalmente aburrido. Creo que quienes no le dan importancia a la poesía llevan vidas vacías y sin significado. Por eso siempre tengo tanto que agradecerle a la poesía.

2. ¿Duele o transforma la poesía?

H.H: La poesía es dolor y transformación al mismo tiempo. La tristeza, la angustia, la ansiedad el dolor, la depresión, la soledad y la locura son los siete pilares de la poesía; sin esos sentimientos, la circulación de se detiene y algunas partes de la poesía se vuelven inútiles. Bajo este punto de vista, la poesía se vuelve dolor y también es sobrecogedora. La poesía hiere pero da placer al mismo tiempo. Octavio Paz decía que a mayor nivel de llanto mayor es el nivel de la poesía. También el poeta Paul Celan (que se suicide) dijo que el dolor es el origen del arte. Me complace decir con el gran poeta español José Hierro que después de todo, todo se vuelve nada. De hecho, de esta nada, la poesía crea cosas grandiosas y maravillosas. La poesía también es transformación; avergüenza a la vida oscura y la convierte en atractivos calores de luz. La poesía puede transformar las cosas desechadas y efímeras en valiosas y eternas. Siempre llega con más preguntas y entra a las áreas prohibidas sin vacilar. Por tanto, siempre que creemos en la poesía, la vida se vuelve más agradable, mejor y más fácil de vivir y de soportar.

3. Tus comienzos, lecturas inolvidables, autores que caminan contigo.

H.H: Creo que mis verdaderos inicios en la escritura de poesía fue en la década de 1990 del siglo pasado, aunque desde antes había estado envuelto en asuntos poéticos y culturales. En ese tiempo era yo muy joven, loco, terco, irritable, ansioso, problemático, obseso, apasionado y rebelde sin fin. Leía cada libro que encontraba. Escribía en silencio, borraba, hacía lo mejor para crear un texto que en realidad se pareciera a los rasgos de mi rostro; poemas parecidos a mis huellas dactilares. Desde el inicio, he creído que cada poeta debe ser distinto de los demás y establecer su propia “arquitectura poética” y ser hijo de sí mismo, o no existir jamás. He tratado y aún trato de ser distinto de otros poetas.

En cuanto a los factores que me han influenciado e inspirado, puedo mencionar que le debo mi humilde experiencia a los que me enseñaron la vida con tan solo unas palabras, con misterios y señales también, pero no me presentaron todo a la vez. Creía fielmente en el proverbio curdo que dice que el discurso en detalle es solo para los tontos. Por ende, me encantaban los discursos densos que fueran atractivos pero que no revelaran demasiado, discursos que indiquen pero nunca señalen directamente. Le debo a la sorprendente naturaleza que rodeó mi primera educación en Kurdistán, también al dolor curdo que nunca cesa. Me impresionaron preocupaciones llenas de dudas, los raros libros en curdo y los libros en árabe. Más que nada, estoy en deuda con la herencia curda y árabe. Le debo mucho a las leyendas y a la filosofía también. Gracias a cada poeta que leía y a los textos y poemas que me influenciaron me hacen un “ser de poesía” con sus profundos pecados.

Respecto a los nombres de los distintos poetas que me acompañaron en mi jornada de vida, puedo citar a los poetas curdos principals: Sherko Bekas y Salim Barakat. Fernando Pessoa, Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Rafael Alberti, César Vallejo, Nicanor Parra, Ernesto Cardenal, José Emilio Pacheco, Vicente Huidobro, Raúl Zurita, Antonio Gamoneda, Angel González, Antonio Machado, José Hierro, Juan Gelman, Octavio Paz, Pablo Neruda, Walt Whitman, William Carlos Williams, Robert Frost, Ezra Pound, Charles Bukowski, Langston Hughes, Ted Hughes, Seamus Heaney, Charles Simic, Mark Strand, Billy Collins, John Ashbery, Saint-John Perse, Yves Bonnefoy, René Char, Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, Stéphane Mallarmé, Comte de Lautréamont, Paul Éluard, Louis Aragon, Georges Bataille, Rainer Maria Rilke, Paul Celan, Bertolt Brecht, Yiannis Ritsos, Konstantinos Kavafis, Cesare Pavese, Breyten Breytenbach, Giuseppe Ungaretti, Salvatore Quasimodo, Ossip Mandelstam, Sergei Jessenin, Vladimir Mayakovsky, Léopold Sédar Senghor, Czesław Miłosz, Zbigniew Herbert, Vladimír Holan, Gunnar Ekelöf, Attila József, Friedrich Nietzsche (como poeta y filósofo). El gran poeta de haikai, Matsuo Bashō. The Beat Generation Poets: Alan Gainsburg, William S. Burroughs, Gary Snyder, Gregory Corso, Lawrence Ferlinghetti. También a los grandes poetas místicos: Al- Hallaj, Shahab al-Din Suhrawardi, Fariduddin Attar, Ibn al-Farid, Ibn Arabi, Omar Khayyam, Shams Tabrizi and Jalal ad-Din Rumi. A las poetas: Sylvia Plath, Emily Dickinson, Anne Sexton, Adrienne Rich, Anna Achmatowa, Marina Tsvetaeva, Maya Angelou, Elizabeth Bishop, Gabriela Mistral, Alejandra Pizarnik, Gioconda Belli, Karin Boye, Forough Farrokhzad, Wisława Szymborska, la gran poeta griega de la antigüedad, Sappho y por supuesto, muchas otras.

De hecho, mi primer libro fue publicado en el 2001 bajo el título, “Drawned in Roses”. Fue el brillante poeta curdo Salim Barakat quien escogió ese título y escribió su maravilloso prólogo.

4. Tu visión del Caribe en la poesía, Puerto Rico incluido.

H.H : Tal vez no sea tan fácil presentar una opinión objetiva y valiosa de una zona de poesía tan amplia y fértil como es el Mar Caribe, pero sé que allí se encuentran experiencias poéticas valiosas, altamente variadas y universales que participan de la “vida poética del mundo”. Es suficiente mencionar las experiencias de Derek Walcott, Aimé Césaire, Nicolás Guillén, Pedro Mir, José Martí, Julia de Burgos, Clara Lair... como ejemplos de la riqueza poética del Caribe.

En Puerto Rico y según la experiencia personal que tuve este año en su maravilloso Festival Internacional de Poesía, conocí a muchos poetas que están totalmente envueltos en asuntos de poesía y tienen una presencia fuerte y significativa en distintas partes del mundo. Puedo recordar hermosas voces como: Vicente Rodríguez Nietzsche, Vilma Reyes, Iris Miranda, Marta Emmanuelli, Etnairis Ribera, Iris Violeta Pujols, Gloria Marini, Marioantonio Rosa, Marcos Reyes Dávila… También me disculpo con otros poetas cuyos nombres no recuerdo en estos momentos. Saludos afectuosos y mis mejores deseos para Puerto Rico y sus poetas, que elevan el valor de la poesía a los más altos cielos.

5. Kurdistán, esa tierra Argos, su conflicto y el alma del poeta.

H.H : Kurdistan está dividido entre cuatro países: Sira, Turquía, Iraq e Irán y se le considera una colonia internacional, como lo describió el gran sociólogo turco İsmail Beşikçi, quien pasó gran parte de su vida en prisión y detenido debido a su posición en favor de los curdos. Además escribió su famosos libro: “Kurdistan: an International Colony”.

Se estima que los curdos ascienden a los 45 millones (por supuesto estas estadísticas no son oficiales ni precisas, sino una aproximación). El pueblo curdo está distribuido en esos países que mencioné; están dispersos en exilios. Los curdos sufrieron los distintos tipos de catástrofes y horrores con los que experimentaron los colonialistas y los que les han robado su tierra. Además, los curdos han sido sometidos a distintos tipos de asesinatos y genocidio y en su contra se han usado distintos tipos de armas como las químicas, los gases tóxicos y las armas de exterminación masiva, que están prohibidas internacionalmente. En consecuencia, cientos de miles de víctimas y mártires curdos han sido asesinados, pueblos y aldeas enteras también han sido destruidas. Pero a pesar de todas estas formas de violencia y criminalidad, nadie puede interrumpir ni detener la voluntad del pueblo curdo ni eliminarlos totalmente. Los curdos no se detuvieron ni por un momento en su lucha por su causa nacional y su patria; fuera de manera pasiva o mediante la lucha armada, llevando a cabo cientos de revoluciones que fueron brutalmente suprimidas. Pero el camino de la lucha aún es largo y duro, especialmente porque ningún curdo de ninguna parte del mundo vacilaría en su lucha continua por su causa justa y por todos los medios disponibles.

Como poeta, me duele profundamente esta trágica situación, también me entristece. Hago lo que puedo por la causa curda, que por siempre me cubre el alma y el corazón. Esta es mi causa donde quiera que voy y donde quiera que vaya en el futuro. Escribo y escribiré muchos textos y poemas sobre ella. Me mantengo leal y totalmente dedicado a ella por el resto de mi vida. sin importar lo que me cueste. El mayor sueño entre todos mis sueños es la creación de un estado curdo libre, independiente y plenamente soberano. Por ende, mientras viva, trabajaré con los hijos e hijas de mi nación para poder hacer realidad este sueño algún día.

6. Puerto Rico, desde tus ojos.

H.H : Puerto Rico es un gran país con sus tradiciones y su cultura variada, con su importante localización geográfica y especialmente con su gente amable, maravillosa y generosa. Todas las personas que conocí durante el festival me cayeron bien. Me encantó su amabilidad, espontaneidad, familiaridad y amor humano sin límites. Durante la semana que estuve con ustedes me hicieron sentir como uno de ustedes y como si estuviera con mi propia familia y amigos.

Me encantó la gran ciudad de San Juan, su parte Antigua con sus edificios históricos, restaurantes y cafés. Admiré su música, sus bailes y su grandiosa vista al mar. Me encantó su cementerio en el que visité la tumba del gran poeta español Pedro Salinas. También me gusto la ciudad de San Lorenzo, que me hizo sentir un calor humano y un amor que nunca olvidaré. En verdad conservo su bandera como símbolo y en el lugar de la verdadera bandera curda. Me gustó Ponce, con sus estatuas de leones por todas partes. Me encantó cada lugar que visité con ustedes y con otros poetas y colegas. Me encantó la maravillosa naturaleza de Puerto Rico y su encanto pintoresco. Me fascinaron sus montañas que se parecen a las de Kurdistán. Permíteme decir, honestamente, que comienzo a tener amigos y una hermosa familia en Puerto Rico. Por ende, no vacilaré en ningún momento en visitarlos siempre que pueda. Gracias a todos.

Sitio Argos: el poeta abre sus ojos y nos deslumbra. Mejor su propia voz, sobre todas estas palabras:



¿Qué me importa cómo y dónde muera?


Pongo la cabeza sobre la roca del olvido

repitiendo, como una estrofa de canción triste, lo siguiente:

Qué importa si muero pobre o más pobre que todos los pobres del mundo

mis niños comen manzana y mastican granos de granada

Y esto es lo que importa.


Qué me importa si muero, y luego me despierte para andar solo en mi funeral

Qué importa si nunca me despierto

Mis niños susurran con alegría, como dos amantes


Y esto es lo que importa.


Murió Sargon Boulos enfermo en un hospital en Berlín, como si fuera un ángel ebrio que le gustaba pasear en el aliento de la muerte,

como si fuera, siempre, solo.

Murió Kamal Sabti en el sofá de su casa en Holanda, como un príncipe olvidado

Murió Aqil Ali en la acera, como si le crearan para ser el hidalgo de las calles.

Murió Mahmud Breikan por una cuchillada de un asesino ladrón, como si fuera un faro guiando los piratas al oro y dinero de su bolsillo vacío.

¡Entonces qué importa si muero en un bar, discoteca, club nocturno o

sobre los pechos de una prostituta ignorante en una taberna!

Mis niños comen papitas fritas con mayonesa


Y esto es lo que importa.


…………………………………………………………….


Qué importa si muero por un navajazo o una dosis de veneno como mi tío Sócrates

Qué importa si fuera en Atenas, Berlín, Beirut, Londres, Madrid,

O la distinguida Washington,

las ciudades son iguales y la muerte es un perro que recorre los horizontes.

Mis niños están detrás de un balón parecido a la tierra,

son estupendos

Y esto es lo que importa.


Qué importa si muero como mendigo, exiliado, herido o ebrio

mordido por los colmillos de los amigos como todos los poetas

lo que importa es que estoy escuchando a María Callas, mojando mi profundidad

por su ronca voz.

Mis niños duermen inocentemente

y esto es lo que importa.


Qué importa si muero mientras voy diciendo barbaridades o remando hacia la locura

O quizás como Cioran, mi amigo, voy tocando las noches y dejando mi destino

en manos del frío y la majadería.

Mis niños sonríen en la cama, y sueñan con aves y mariposas

Y esto es lo que importa.


Qué importa si muero o no

Es igual

Mientras la muerte sea la iluminación del alma

Y yo la perdí hace tiempo en los bosques del olvido.


Qué importa entonces

Qué importa.


Hussein Habasch

(Traducción de Mouhariq Mohamed y Marta Emmanuelli Muñiz)