Nora Cruz, y un largo acento poesía (acercamientos a la Liga del Poetas del Sur y La Casa del Poeta en Guayama)

alt‘’Mi pueblo sufre

En diez años comenzará a morir

Ya no existe un rincón más para esparcir las malditas cenizas de carbón

Mi pueblo sufre

Las muchas fábricas siguen desparramando sus toxinas

Mi pueblo sufre

Nos cierran las escuelas de las comunidades marginadas

Sin dar la oportunidad a escuchar el quejido del niño

Que vive lejos de la otra escuela

Mi pueblo sufre…’’

-Nora Cruz

La casa está construida en madera con una base de ladrillos. Tiene dos niveles y un ático, así con rápida imaginación, como las lámparas antiguas del Rey Salomón, allá en el “Cantar de los cantares”; dos niveles entre fuego dormido, y lumbre. La casa está pintada en verde primavera con líneas civiles blancas; perfectas adivinaciones en una historia escrita y magnífica. Su balcón es señorial, altivo, seductor, donde en cualquier noche se puede imaginar estar más cerca de la astronomía y salitral de un Mar Caribe tachonado en buena estrella. Casa de continuidad, de afirmación y en liga de poesía. Allí, por ejemplo, nació Luis Palés Matos en el 1890, más específicamente en la calle Ashford donde la gran casa erige sus próximos siglos; allí nació el autor de “Azaleas” y tiempo después “Tún-Tún de Pasa y Grifería” así mayúsculo en toda la intención, libro sonoro con adeptos y detractores, libro del que se sigue hablando, a sol o a espina, pero gustoso, provocador, y en esa parsimonia de los análisis, primer plato de letras.

Nora Cruz ha visto todo esto. Vio la casa que ya vivía dentro de ella, de su poesía y en la galerna luminosa que nos brinda el cambio, y porque no, una revolución. Vio pasar en ese cielo intacto del Guayama ya infinito, una historia en música, pasión de arte, fortuna de creadores y creadoras, la estirpe que afirma la Liga de Poetas del Sur la cual preside; estirpe brazo a brazo de multitud, gente que ama la poesía y sus (des)encuentros porque la poesía no encuentra, por el contrario, se desvía, para llegar al nombre exacto de las cosas-parafraseando a Juan Ramón Jiménez-y en esa misma expresión añado quizá, otra vez-porque nunca me abandona-a Federico García Lorca cuando nos dice “No vamos a llegar, pero vamos a ir”

Así Nora Cruz, poeta, educadora por 36 años y piedra angular de la cultura en esa Guayama donde rompe de sed el pájaro-sitiando a Palés Matos-nos ofrece un testimonio de lucha y entrega, de vitalidad. Esa foto cubridora de mujeres y hombres iluminando con luz natural la fachada de esta casa memorial, es apenas un atisbo de la buena dimensión a la cual nos acercamos; es decir, como tiene que decirse, la voz y el ejemplo de las nuevas generaciones aun frescas por la vida, pero en plano de vigencia a la conciencia:

1. Nora Cruz, en el tiempo: háblanos de tus comienzos, autores que te provocaron, tus primeros poemas y tus inicios en la vida cultural.

Vengo de una familia de músicos. Mi padre, por ejemplo, siendo analfabeta, improvisaba, cantaba y bailaba los géneros bailables de su época. Fue él quien me enseñó a bailar la mazurca, los valses y danzas entre otros. Ya luego con el transcurrir de los años escojo la profesión del magisterio donde por 36 años pude trabajar mi proyecto Desarrollando valores a través del teatro y los bailes folklóricos. Fueron muchas las escuelas impactadas y pude organizar tanto en varios planteles como en comunidades, grupos folklóricos y de teatro con los que llevamos no solo la experiencia del disfrute sino la concientización sobre nuestra cultura. Es mi inspiración Víctor Hugo, con el que me identifico por sus ideas de libertad en el arte, su poesía cargada de tanta pasión y sensibilidad y sus obras de teatro de concientización social. A nivel local la poesía de Luis Palés Matos me provocó muchas experiencias siendo una de ellas el escribir poesía afrocaribeña (Poemario “Verso y tambó”). Conocer de los poetas puertorriqueños provocó y continúa provocando muchas sensibilidades poéticas en mí y salen estos versos rústicos míos (Poemario “A la luz de la tiniebla”)

¡GRACIAS POETAS!

Leí sus secretos y entendí los míos

Alcé aplausos de paloma viajera

Lloré soledades profundas de quimeras

Humanicé mis sentidos muertos a tanto dolor

Entendí por qué soy loca y extendí mi locura

Si no hay inmortalidad y solo sale amargura

Satisfecha está mi alma

Encontré almas gemelas a la mía

Unos lloraron por la Patria quitada

Otros regalan besos a las almas amadas

Otros le hablan a Soledad como a una hermana

Otros revelan pasiones que no elevo a tocar

Todos son poetas

Locos sentimentales que no saben hablar

Solo cantan a la vida

Solo cantan a la Tierra

Solo cantan a Dios

Son poetas, son mis voces

Son poetas que me gritan como el buey muge

Si no muges enviste, lucha, no se rinde

Hoy en este aparte de mi vida en que un nuevo rumbo voy a tomar

Canto y suspiro este lenguaje de amor

Grito de forma silente, enjaulada en prisión elegida

Quiero ser loca de palabras dolidas

Quiero ser loca de palabras encendidas

Quiero gritar versos vivos aunque muera

Quiero que noten que mis versos dicen

¡No voy a morir!

¡Voy con mi Musa a existir!

2. Vivimos en tiempos revueltos, el país pasa por una situación entre cambio y vigilia: ¿Necesitamos la poesía? ¿Es urgente?

¡Claro que necesitamos poesía! Y de forma urgente. Somos los poetas los profetas de esta era, denunciamos, proponemos, calmamos el alma del desesperado, (empezando por la nuestra), concientizamos sobre lo que sucede no solo en el ser humano sino en la sociedad y a la sociedad. De ese sentir, de esa necesidad surge “Gritos silentes de mi Patria y de mi gente”, poemario donde en mi carácter muy personal, recojo el grito sureño sobre muchas de las situaciones que nos lastiman. (las cenizas de carbón de la A.E.S.)

3. Liga de Poetas del Sur: Filosofía, proyectos y sueños. (Háblanos de este gran colectivo)

La Liga de Poetas del Sur, Inc. es un movimiento literario y cultural fundado en noviembre del 2009 por esta servidora y un grupo de poetas, declamadores y amantes de las letras, la cultura y el arte, entre ellos el joven poeta Ángel Rivera.

Desde sus inicios, los miembros de La Liga de Poetas del Sur han sido muy activos en organizar y llevar a cabo actividades destinadas a destacar, promover y desarrollar la actividad literaria, y en especial, el género de la poesía en el área sureste de Puerto Rico, impactando los pueblos de Guayama, Salinas, Santa Isabel, Arroyo, Patillas y Maunabo. (Ya nos hemos extendido a toda la isla y a pueblos sureños de otros países (Azua de Compostela de República Dominicana y Lara Barquisimeto, Venezuela).

La Liga a su vez mantiene alianzas con varios movimientos poéticos alrededor de la isla.

La Liga celebra bohemias poéticas, festivales culturales, certámenes literarios y talleres, además de colaborar con otros grupos literarios y cívico-culturales, en su búsqueda de cumplir con su misión.

El 2013 fue un año muy significativo para La Liga de Poetas del Sur, Inc. por el fuerte desarrollo en la producción y publicación de libros, cumpliendo finalmente con su visión original tras muchos años de trabajo. Con la fundación de su propio sello editorial (Colectivo Editorial La Liga de Poetas del Sur), los miembros de La Liga se proponen rescatar y promover los trabajos de decenas de escritores a quienes se les ha hecho difícil el proceso de la edición y publicación de sus obras.

4. La Casa del Poeta, ¿cómo se origina este proyecto?

Es el sueño realizado. Es la lucha pasiva y a la misma vez intensa de conseguir un espacio físico donde plasmar el legado histórico del movimiento de la Liga de Poetas del sur.

Cuando creamos nuestra filosofía, dentro de los objetivos estaba la de colaborar en la búsqueda de espacios físicos que contribuyeran al desarrollo de actividades culturales a nivel nacional e internacional. Ya para ese entonces entré nuevamente a la universidad de Puerto Rico para participar de la experiencia de la maestría en Gestión e investigación cultural. Con herramientas nuevas, comencé el proyecto de la búsqueda de un espacio físico. Al no encontrar y notar que la lucha era agobiante, decidí crear un proyecto de divulgación digital de la Liga (la versión de un museo a través de un website).Es en la maestría donde presento mi proyecto de tesis:

Plataforma Digital de la Liga de Poetas del Sur: Estrategia de divulgación, accesibilidad, investigación y creatividad en este nuevo quehacer literario

Ya teníamos donde dar a conocer todo lo que hacíamos. Pero la necesidad de tener el espacio físico era imperante. Primero en la marquesina de mi casa, luego en la Legión americana capítulo de Guayama, después donde nos cogiera la noche, el restaurante 100 x35 fue también nuestro hogar, luego a la calle nuevamente y tomamos la plaza pública de Guayama los cuartos sábados frente a la iglesia católica donde aquel grupo de hermanos nos respaldaban.

Cuando los seres humanos están seguros de sus luchas, sabe que son justas y necesarias el pueblo los respeta. Eso sucedió con nuestro proyecto. Fueron muchas las peticiones, los “favores culturales”, los engaños de los políticos, en fin … muchas horas de trabajar propuestas. Llegamos a la casa del Poeta… nos sacaron… y cuando se terminó la restauración del Museo Casa Cautiño, las oficinas de turismo se instalaron en esas facilidades y fue el mismo pueblo que señaló que la organización que debía habitar la casa era la Liga de Poetas del Sur. No fue fácil, hubo negatividad por parte de algunos, pero vuelvo a reiterar, el trabajo que hemos realizado es uno del que brota compromiso y respeto. La Legislatura municipal votó 15 afirmativos y 1 en contra y se procedió a firmar todo lo relacionado al Contrato corporativo entre el municipio autónomo de Guayama y la Liga de Poetas del Sur como administradora de la propiedad que se conoce como la casa del Poeta la que a partir del 1 de diciembre se conocerá como la casa del Poeta: sede de la Liga de Poetas del Sur Inc.

Es el espacio no solo para los poetas del Sur… es el espacio para los poetas.

5. Panorámica de nuestra literatura ante el mundo.

Aunque me voy más poner el lado de la poesía, prácticamente en todos los géneros literarios las características son las mismas. Cuando surgió el grupo Guajana, que es uno de los movimientos que tomo como puntal para la Liga y luego los poetas del Movimiento de los ochenta, de los que he tenido el privilegio de conocer a varios personalmente, se marca en sus trabajos los periodos de cambios y reclamos significativos en lo social, en lo económico y en lo político. El Grupo Guajana presenta en su trabajo a razón del esquema político de consolidar el sistema colonial, tomaron una postura que defendía la independencia para Puerto Rico.

La generación del 80, como grupo literario en Puerto Rico, surge del desencanto y el eje temático está cargado de ironía y burla y de resistencia. Algunos, como profesores universitarios o columnistas de la prensa, exponen sus escritos de modo amplio, y están haciendo un marcado acercamiento a las generaciones incipientes de escritores como nosotros los de esta era del siglo 21.

Para nosotros, el discurso es casi el mismo, pero a nosotros nos ha tocado un momento político social más desgarrador. Y la poesía en momentos se torna no solo pesimista, sino que marca rasgos de impotencia, sin dejar de respirar con la concientización. Los medios de producción están al alcance de muchos por el avance de los medios cibernéticos y se va conociendo el trabajo de los que escriben en toda la isla. Ha llegado a un punto en que por un lado es bueno que surja esta “explosión literaria”, pero hay que tener mucho cuidado con y cómo se escribe. (refiriéndome a la gramática en particular, pues respeto el estilo de cada cual)

Con este desarrollo productivo estamos ante el mundo. Ya no es un secreto, ya los poetas y los exponentes de otras áreas de la literatura están en el marco mundial. Es la era del Facebook, Instagram twitter y los diferentes blogs que nos permiten expandir nuestro trabajo literario. Mas… Hacerlo bien o hacerlo para nuestro legado familiar.

Hay que cerrar con un poema, con un grito, porque el poema a la manera de Roque Dalton, o Pedro Mir, sabe gritar su lugar en el mundo; Nora Cruz lo ha visto, ya conoce la ruta en causa del lenguaje; ella lo escribe suscrita a grito de este pueblo que nos necesita:

Grito y tal parece nadie me escucha

¿Será qué con tantos ruidos mi voz se apaga?

Sigo y seguiré gritando por los que callan

Mi pueblo sufre

En diez años comenzará a morir

Ya no existe un rincón más para esparcir las malditas cenizas de carbón

Mi pueblo sufre

Las muchas fábricas siguen desparramando sus toxinas

Mi pueblo sufre

Nos cierran las escuelas de las comunidades marginadas

Sin dar la oportunidad a escuchar el quejido del niño

Que vive lejos de la otra escuela

Mi pueblo sufre

Algunos líderes ya resultan falsos también

La nación calla, no sabe cómo levantar su queja

Mientras, se siente una pena interna que no me permite callar

Decido gritar por los mudos de mi gente

Tal vez hoy mi grito sea silente y no se deje escuchar

Yo espero, grito y espero

Pues algún día se sentirán…

(Mi Grito Inicial)