Marisol Colón Aponte: sobre un bendito y un maldito amor

“No pudimos ser,

la tierra no pudo tanto…”

-Miguel Hernández

Después del amor

Bendito amor, maldito amor; dos caras siempre tan correspondidas. Esferas mutuas, a pesar del reverso, y el anverso. ¿Cuál primero? ¿Cuál después? Charles Baudelaire encerrado en un furor de mar muy personal, hablaba del éxtasis de sentirse condenado por la piel, parecía purgar, sin lástima las vueltas amargas de un amor que lo contrariaba y lo exaltaba, por eso siempre la moneda partida en llanto y luz de sus poemas. Aquél libro, todavía provocante de las “Baladas Líricas” (1798) escrito por los poetas ingleses Samuel Taylor Coleridge y William Wordsworth, donde cada espejo amor poseía algo de pertenencia o de despojo, pero era amor. Acá, más cerca del Trópico del Ecuador, Delmira Agustini no adivina el destrozo final del verso que la perseguía; Enrique Job Reyes le abrió un rastro de sangre del cual jamás regresaría, en una furia de amor, donde el ex esposo se lanzó al suicidio. Bendito amor, o maldito amor, lo pudo decir Julia de Burgos cuando renunció al encadenamiento de Juan Isidro Jiménez Grullón, aquel burgués de rostro amasado entrenado para la Presidencia de Santo Domingo donde nunca llegó y que, años después dejara la dulce sentencia del suspiro todavía en la piel: “en esta casa, Julia siempre ha sido una presencia”.

Historias, de vida, de cine, de relatos, de poemas. Cierro este crisol con “Burton y Liz” Elizabeth Taylor y Richard Burton, actores de leyenda; libres, amantes, esposos, enemigos, la ambrosía destruida, basta recordar “¿Quién teme a Virginia Wolf’’? de Edward Albee, obra incendiaria en tres actos llevada al cine en el 1966 y dirigida por Mike Nichols y donde esta pareja de amor y de odio, estelarizaron la simbiosis perfecta del ser sobre todas sus circunstancias.

Y ahí está la poesía, tanto de amor y tanto de odio, ¿Es Humano? Sí, demasiado humano y cuando se escribe rebasa lo más corto y disímil para convertirse en una verdad. Tal vez por eso Marisol Colón Aponte, tituló con gran seguridad a su primer poemario “Mujer que ama, mujer que odia” Lejos de las caras de Jano, tan pronunciables en la historia, se recoge a una mujer en tiempos modernos y revueltos, donde la capa exterior de la vida abruma, asedia, pero el amor es una divisa irrenunciable, una conquista al alma a pesar de las cosas, y los casos. Me llamó la atención su título; ¿para qué amar, y por qué odiar? Presiento un poemario carta de viaje, y necesitamos en nuestras letras poetas honestos con su verbo, no visitantes de estilos y protagonismos, y nos parece que Marisol, poeta, educadora, atleta, rompe molde y norma en esa búsqueda de una honestidad poética, dispuesta a dejarse recordar.


1. "Mujer que ama, mujer que odia'' al leer este título se nos antoja de esencia intimista existencial, ¿cabe la poesía en esos dos hemisferios como el amor y el odio? Háblanos de esta simbiosis.

“En mi poemario titulado: Mujer que Ama, Mujer que odia el título propone un acto existencial en donde la poesía se pasea entre dos vertientes, el amor y el odio. Personalmente creo que tenemos que amar y muchas veces también odiar. Dos sentimientos que muchas veces la cultura nos enseña a ser tímidos y no expresar los mismos como quisiéramos. Pienso que aquella persona que expresa que nunca ha odiado no ha sido capaz de amar verdaderamente y viceversa. La poesía se presta muchas veces para relatar el amor de muchas maneras, pero es capaz de esconder y no hablar del odio. En éste poemario me expreso sobre diferentes clases de amor, pero también cómo el odio por traición, por no ser correspondida, porque todavía te amo, cambia personas ya sea negativa o positivamente”.

2. ¿Cómo llega la poesía a tu vida? inicios. Primeros poemas, autores/as que te marcaron o provocaron.

“Hace mucho tiempo, tal vez desde los años 80, desde que supe que en éste mundo existen muchos Dioses, comencé a escribir. Tal vez mi juventud acompañada de inmadurez me llevaba a no creer lo que estaba escribiendo y mis versos terminaban guardados en algún libro de la universidad. Muchos pensamientos anónimos que dejé entre páginas que hoy los encuentro en las redes sociales y me sorprendo porque fui yo que en algún momento los escribí y los dejé abandonados en un cuaderno. Pero en éstos momentos, ¿quién me va a creer? Probablemente nadie. De un tiempo para acá comencé a guardar poemas y tuve la oportunidad de exponer unos en el poemario Divertimento II junto a otros 19 autores y ahora con gran alegría presento mi poemario “Mujer que Ama, Mujer que Odia”.

Me encanta la poesía de Julia de Burgos en donde además de destacar su amor, resalta sus sentimientos de liberación femenina con lo cual me identifico muchísimo. También admiro la vida tan fuerte y atropellada de Frida Kahlo sus versos tan sencillos y reales y sobre todo sus obras artísticas en donde plasmaba sus quebrantos en autorretratos y flores”.

3. ¿Cómo percibes la poesía femenina siendo elemento de vanguardia en Puerto Rico?

La mujer puertorriqueña a lo largo de la historia ha tenido que pasar por un largo y angustioso camino para poder lograr en la sociedad el lugar que le corresponde. La aportación literaria de la mujer ha sido sumamente importante en la historia de Puerto Rico. Allá para el año 1938 si mal no recuerdo aparece un poemario titulado, “Poema en veinte surcos” de la carolinense Julia de Burgos, poeta que a través de la historia y los años sigue viva y recordada como un gran baluarte en la poesía de nuestro país. La aportación literaria de la mujer y su poesía en nuestros tiempos debe trabajarse para que prevalezca a la vanguardia aún en tiempos en donde la gente no acostumbra a leer por los avances de la tecnología”.

4. ¿Por qué y para qué hacemos poesía? ¿es una salvación o solo una ilusión?

“Hacemos poesía para vivir, hacemos poesía para soñar, para desahogarnos, para despojarnos de algún mal, para enamorar, para perpetuar una situación o experiencia, hacemos poesía por pasión con la ilusión de que mis poemas lleguen, le gusten al público, dejen huella. La poesía es una ilusión que nos salva o puede ser una salvación que nos ilusiona”.

5. Planes futuros con tu poesía (nuevos libros o mapas de escritura que tienes en agenda)

“Entre mis planes futuros está el tratar de que mi poesía llegue a diferentes personas, que disfruten lo escrito, que se identifiquen con algún fragmento de un poema. Resaltar en nosotras las mujeres que debemos atrevernos a expresar nuestros sentimientos abierta y claramente, sin timidez ni tapujos. Que sepan que no son versos rebuscados si no experiencias que nos ayudan, nos crecen y fortalecen. Estoy experimentando con los micro cuentos con temas también de nuestro diario vivir. Situaciones que pueden parecer simples o tal vez comprometedoras, pero que a su vez al transformarlas en letras resultan ser jocosas e interesantes. También compilo poemas para un nuevo bebé en la poesía titulado Fuga de Palabras.

Siempre que sea posible escribiré versos de amor y por qué no, de odio también”.

Invitamos a la lectura y presentación de este poemario, preclaro y honesto, como la poesía misma no importa frontera, amargura o éxtasis; se presentará mañana 31 de enero a las 7PM en Plaza de la cultura, segundo nivel Plaza Las Américas.