Lun10152018

Last update10:30:25 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Aquí están las instrucciones de Tere Dávila

  • PDF

altEl tercer libro de cuentos de Tere Dávila Aquí están las instrucciones ganó el Premio Nacional de Cuento del Instituto de Cultura Puertorriqueña. Es una colección de cuentos semi-autobiográficos, que Tere nos comparte en su imaginario por vías de lo surreal y donde lo alegórico nos dice que hay una búsqueda por librarse. Estos cuentos provocan en el lector humor, fantaseo y suspenso. Tere escribe desde la Isla y las vidas de puertorriqueños y sus ocurrencias, por ejemplo, cuentos sobre: una hija y la vivencia con su padre, una mujer divorciada que se muda al Viejo San Juan, un hombre en mid-life crisis que se compra un carro Jaguar amarillo o un cantante de karaoke y una bailarina exótica. Tere no escribe estos cuentos con la intención de que se lean como un manual de instrucciones, a pesar de que uno que otro este escrito a casi de manera de ellos, es sin perderse de que es una ficción.

A preguntas mías (Adrian Siaca, AS) ella me responde (Tere Dávila, TD):

AS: ¿Cuáles son esas instrucciones que quieres que los lectores conozcan de tus libros?

TD: A mí me gustaría que los lectores saquen un sentido del juego. Aparte de que los cuentos invitan a reflexionar sobre la naturaleza de la vida y que en la vida no hay unas instrucciones claras. Que en la vida se va haciendo y en ciertos puntos, como en mi cuento El Mirador, la vida se trata de perdidas; ósea la perdemos al final. Cada uno va haciendo lo mejor que uno puede (los personajes de sus cuentos), sin necesariamente tener un manual de instrucciones o sin tener que seguir las instrucciones de otros.

TD: Los importante del jugar y al jugar es no seguir instrucciones. Parte del jugar es romper. El jugar también es experimentar.

Actualmente a Tere Dávila el Instituto de Cultura la invito a escribir en una crónica gastronómica de las colecciones de cuentos de la serie de Literatura Hoy. El tema que escribe desde lo gastronómico es el canibalismo. Menciona que habla de Hannibal Lector y el juego de poder. Me menciona que una vez ella encuentra una carnicería en Boston que se vende carne de animales de zoológico. Ella reflexiona en el pensamiento de hacer algo porque uno puede, y que el acto de uno matar para comer es necesario, pero también es ritual. Me dice que quizás se llame Carne de León.