Mar11212017

Last update10:49:38 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Bad Santa 2 o una película de cine arte camuflagelada

  • PDF

alt¿Quién dijo que el cine de arte, o de audiencias que disciernen, es siempre de una forma artísticamente estética? ¿Por qué el cine vulgar, chabacano, popular, no puede ser también clasificado como cine arte? Ahí raya mi problema con la película Bad Santa 2 (Dir. Mark Waters, EE.UU., 2016). La película es, ideológicamente hablando, terrible. La misma refleja tantas cosas en las cuales no creo. No obstante, la película, como una proyección particular y bajo una extraordinaria actuación de Billy Bob Thornton (Willie Soke), debe ser vista como una contribución, atípica, al cine de arte.

Esta película es la secuencia natural de la que le antecede, donde los mismos personajes, hace más de una década, participaron. En adición a Thornton, este es el caso para el otro personaje protagónico Marcus Skidmore (Tony Cox) y el personaje secundario de Thurman Merman (Brett Kelly). Los demás personajes son nuevos, en la secuela fílmica, lo cual incluye una interesante actuación del personaje Sunny Soke (Kathy Bates) como la madre de Willie Soke.

La película, esta versión, regresa al personaje navideño de Papa Noel (Santa Claus), quien/es pide/n para una corporación sin fines de lucro, de dudosa reputación. La compañía se dedica a recoger dinero, para beneficiar a su director ejecutivo, quien a su vez tiene una personal de dudosa reputación. La película, éticamente hablando, es dudosa en todas sus expresiones. Para lograr estos fines no éticos, reclutan a muchos santas, para que salgan a la calle a pedir.

La película se sienta en el paradigma del cine travieso, el cual tiene ya un largo y profundo componente en películas como Jackass (Dir, Jeff Tremaine, EE.UU., 2002), o Handover (Dir. Todd Phillips, EE.UU., 2009), y más recientemente Sausage Party (Greg Tiernan y Conrad Vernon, EE.UU., 2016). No obstante, no deja de ser provocador, a veces repulsivo, y sobre todo contrario a término, el contenido ideológico del filme, donde toda regla de sana convivencia cívica, se rompe.

Ahora bien, usted va a ver Bad Santa 2, por ver la actuación de Billy Bob Thornton, la cual es sublime. Es una actuación similar a la que el produjo en ese clásico olvidado de The man who was not there (Dir. Ethan& Joel Coen, EE.UU, 2001). Tan buena fue su actuación en dicho filme de arte clásico, como la que mostró en este filme chabacano, de poca monta, vulgar, ofensivo, y trillado que es Bad Santa 2. Pero sólo por Thornton, usted debe ver Bad Santa 2.

Es más, tan buena es su actuación, que habría que pedirles a las empresas de teatro de películas, que la presentaran solo en salas de cine de arte. Esto para repensar de qué trata el propio cine de arte. Bad Santa 2, debería ser considerada como un filme culto. Piénselo.