Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Neruda o la vida y obra de un comunista chileno

  • PDF

altLa nueva película chilena puesta en escena en Puerto Rico, Neruda (Dir. Pablo Larraín, Chile, 2016) se deja ver, por la estética impresionante que aporta la misma al arte cinematográfico. De otro lado, en la historia, la vida y obra de un comunista chileno llamado Pablo Neruda (nombre de pila Ricardo Eliecer Neftalí Reyes) podríamos tener una mirada, más compleja del poeta latinoamericano más laureado de la humanidad.

La película versa sobre la saga que vivió Neruda, cuando en el 1948, fue condenado por el gobierno de su país siendo él, senador por el Partido Comunista Chileno, y pasó al clandestinaje, hasta que fue a parar a Francia. Allí fue recibido por el otro Pablo, Picasso, cuando le fuera conferido el Premio Nobel de Literatura al chileno Neruda. Estos son los hechos reales de la película.

Lo interesante de la película es que introduce un personaje policiaco, llamado Óscar Peluchonneau (Gael García Bernal) quien se dedica a la saga de perseguir a Neruda (Juan Gnecco). A partir de este detalle, la película se torna en una persecución entre el policía y el poeta, y el poeta y el policía. En el proceso los dos se ejercitan en la mirada creativa, uno en la poesía, él otro en la interpretación literaria. La película, en lo que trata de una mirada narrativa, se torna en un manifiesto a la palabra, y a la inspiración del vivir de la creación.

Ahora bien, la película es muy problemática en la vida en sí de Neruda. La mirada que se presenta del gran poeta, es una muy compleja y a veces disturbe el pensamiento y la mirada que teníamos de Neruda. El poeta se nos presenta como un hombre soberbio, un hombre dominante y a veces abusivo de las mujeres que lo mantenían. Su relación con su mujer del momento, Delia del Carril (Mercedes Morán) es por decir lo mínimo, horrible.

Se trata de un poeta que es populista pero también es autoritario con el pueblo. Un poeta, que a fin de cuentas era tan popular en su época como lo fue Carlos Gardel, el afamado del tango argentino. Un poeta, que era tan humano como poeta.

En fin, la película hay que verla por dos razones. Por un lado, por la estética que nos presenta la nueva maravilla del cine latinoamericano que se llama Pablo Larraín. Por otro lado, hay que verla para iniciar un diálogo más crítico con la figura de Neruda. Vamos, todos y todas al cine.