Jue07202017

Last update08:30:27 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Before I fall o la presencia del cine cristiano en las salas comerciales

  • PDF

Fui a ver Before I fall (Dir. Ry Russo-Young, EE.UU., 2017) y pensé que se trataba de una película linda de hacer el bien. Luego comprendí, y cada día lo comprendo más, que se trata de una mirada que está cada día más presente en los estudios de cine de los EE.UU., de provocarnos con un cine altamente conservador, religioso o seudo religioso, pero más que nada contestario a todo lo que aparente ser liberal o sobre todo radical.

Esta película, como La la Land, pensadas hace un año, no tenían tanta importancia o no eran tan controversiales. Pero luego de la victoria de Donald Trump en las elecciones de los EE.UU. de noviembre del 2016, uno tiene que mirar este filme de forma sospechosa.

¿Cuál es la historia?: cuatro amigas inseparables desean celebrar el día de los enamorados, San Valentín, el 13 de febrero. Ojo, que no es el 14, sino el 13. El viernes de la mala suerte. El viernes de Satanás. Para esto se han organizado y en el trayecto a la escuela desde sus casas, planifican que habrán de hacer esa noche: en resumen, acostarse con sus novios, pero en particular, la actriz principal, Samantha Kingston (Zoey Deutch) habrá de entregarse por primera vez a un joven talentoso en el deporte y en la popularidad, pero un borrachón y machista. Así que la niña virgen se planifica para su primera experiencia, a lo cual sus amigas le regalan un profiláctico. No es por amor ni por procrear una familia, sino por sexo. Segundo pecado.

En la noche, ya en la fiesta, las jóvenes sufren un percance con otra joven de la escuela, a la cual no toleran, y se da un ataque frontal de acoso interpersonal (bullying) y provoca una retirada de las jóvenes y de la agredida. El resto es la película que usted debe de ver si le interesa. Por “siete días” la joven actriz termina su día a la misma hora, 12:39 a.m. a recrear el evento que ocurre. Ella, como el creador, está promoviendo la creación, para culminar la película con un final feliz, muy cristiano, en torno al debate de la vida, la muerte y la vida eterna.

En fin, que la película promueve cosas en las cuales creo, pero no desde una mirada conservadora, sino radical o liberal. En esta medida, si usted cree que la virginidad es un valor a defender, vaya a verla. Si usted no cree en ese valor, pues tiene otras opciones.

De primera intención, la película parecía interesante. La misma nos recordó un clásico muy viejo llamado The reincarnation of Peter Proud (Dir. J. Lee Thompson, EE.UU., 1975). Pero también tiene diálogo con varios filmes recientes como The edge of tomorrow (Dir. Doug Liman, EE.UU., 2014) o Premonition (Dir. Menan Yapo, EE.UU., 2007). En todas estas películas la vida después de la muerte está presente. En las mismas, los personajes todos y todas, recrean en la vida alterna, el momento de la muerte para modificarlo.

En fin, que se me hace muy difícil recomendar Before I fall. La misma promueve todo un mundo en el cual no creo. Pero, usted decide.