Mar06272017

Last update01:31:33 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Life o cuando toda película nos recuerda la prédica cristiana

  • PDF

La nueva película de la temporada, Life (Dir. Daniel Espinosa, EE.UU., 2017), me invita a pensar en el cristianismo. Vivo en tiempos donde toda película me lleva, inevitablemente a un tema cristiano religioso. ¿Será que los tiempos están puestos de esa forma? Contrario a término [cristiano], Life, versa sobre la creación, de un ente orgánico extraterrestre. La película, por lo pronto, su primera parte, es un homenaje a la vida. Y la vida, como la muerte, y en palabras de Héctor Lavoe Pérez, “de eso se encarga el Señor”.

La película se desarrolla en la estación espacial internacional, donde astronautas de distintos países, juegan a entender el espacio, y exploran la búsqueda de vida, o de entes orgánicos que requieran de oxígeno, alimentos y agua para sobrevivir. Dentro de su misión, introducen a la estación, una muestra del suelo del planeta Marte, y allí descubren un microorganismo el cual “cobra” vida. Organismo que creced, se desarrolla y cobra vida y al cual los terrícolas llamaron “Calvin”.

Esa es la película, a partir de ahí los cristianos se convierten una vez más en víctimas de sus verdugos. En este caso, de su propia progenie, es decir, de un ente orgánico al cual le dieron vida y hoy los quiere destruir.

La película tiene un reparto variado de actores y actrices, donde se destacan Ryan Reynolds (Rory), Rebecca Ferguson (Miranda), Ariyon Bakare (Hugh), Olga Dihovichanaya (Ekaterina), Hioroyuki Sanada (Sho) y Jack Glylenhaal (David). Se destacan de forma prominente Glylenhaal y Ferguson, esto posiblemente porque la película ya está pensando en una secuela, si en esta edición los números económicos fuerzan a esa reflexión.

Ante el cuadro anterior, de un metarelato cristiano, representado por actores y un guion nada extraordinario, nos preguntamos ¿dónde yace la contribución de este filme? La película, dirigida por Espinosa quien es un nórdico de origen sueco, busca establecer un diálogo con varios filmes clásicos del cine. Entre otros 2001: Space Odisey (Dir. Stanley Kubrick, EE.UU., 1968); Alien (Dir. Ridley Scott & Jean-Piere Jeunet, EE.UU., 1979), y más recientemente Prometheus (Dir. Ridley Scott, EE.UU., 2012). Pero “en verdad en verdad”, como dice el comediante Raymond Arrieta, la película no la hace. Deben verla y compararla.

Esta película es realmente decepcionante. Dicho lo anterior, el debate en torno a la creación, el cual promueve el actor Bakare (Hugh), es la parte esencial de la película la cual, muchos cristianos se habrán de llevar consigo. ¿Quién tiene el derecho de crear vida? Vea la película y encuentre por sus propios medios la contestación. Vaya verla a su propio riesgo.