Sáb09232017

Last update04:05:48 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Unforgettable o la historia trillada de sexo, videos y mentiras

  • PDF

altHay películas que se repiten, su trama, una y otra vez. Este es el caso del último triller erótico en cartelera, Unforgettable (Dir. Denise Di Novi, EE.UU., 2017). Esta película la primera para Di Novi, quien es una directora en edad madura, versa sobre la vida post-divorcio donde un flamante marido, David Connover (Georg Stults) se casa con una flamante esposa, Julia Banks (Rosario Dawson) y la exmujer de él, Tessa Connover (Katherine Heigl) les hace a todos, la vida de cuadritos.

Entonces, la película transcurre en los debates entre la exmujer, Tessa Connover, intentando demostrarle a Julia Banks, la nueva, esposa, como criar a la hija del primer matrimonio, Lilly Connover (Isabella Kai Rice). Lo interesante de esta versión de un tema trillado como lo es la vida post-matrimonial, es el hecho de que la nueva esposa de David Connover, Julia Banks, es una mujer evidentemente afrodescendiente. Mientras su exmujer, Tessa Connover, es una mujer evidentemente caucásica. Se trata de un tema silente en la película, pero asumido por todos como normal.

El resto de la película, con el desenlace violento esperado, cruza entre temas de violencia doméstica, ejercicios de poder y dominación, y más que nada del placer del buen sexo. Pero realmente hablando, la película es sencilla, llanita y más que nada, nos deja a todos y todas en el mismo lugar.

Esta película nos recuerda y nos repite, argumentos similares presentados en Obsessed (Dir. Steve Shill, EE.UU., 2009), e inclusive en Fatal Atracttion (Dir. Adrian Lyne, EE.UU., 1987). Es decir, hay sexo obsesivo, que produce mentiras, y produce recuerdos (videos). ¿Se acuerdan de Sex, lies and videotape (Dir. Steven Soderbergh, EE.UU., 1989)? En fin, que Unforgettable se repite en otras películas. La diferencia, que fue dirigida por una mujer, de 61 años, Denise Di Novi, quien nos divierte con esta su opera prima. La vida es como es.

Vayan a verla a su propio riesgo. Se deja ver.