Sáb06232018

Last update10:39:23 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Breaking in o la película [afroamericana] que se repite como éxito taquillero

  • PDF

altFui a verla, pues no había más opciones en la cartelera. He llegado a pensar que el efecto del mal comportamiento de Harvey Weinstein, hoy acusado y sus empresas Miramax y The Weinstein Company bajo la ley de quiebras ambas, reside que el principal proveedor de películas para Puerto Rico, ha desaparecido. Aún Hollywood no articula una salida airosa, mientras nos llegan cada día películas más inusuales desde California.

Este es el caso de la película Breaking in (Dir. James Mctigue, EE.UU., 2018). Es una película en torno a una familia afroamericana de clase media alta, cuyo abuelo fue atropellado/asesinado, y quien dejó una herencia de al menos $4 millones de dólares. La madre Shaun Russell (Gabriel Union) y los hijos salió un fin de semana a inspeccionar la hacienda que dejó el abuelo, y fueron víctimas de un escalamiento en modalidad combinada con robo y agresión física. Cuatro villanos, tres caucásicos y uno latino, se obsesionaron con el dinero dejado por el abuelo, e intentaron todo con tal de conseguir su botín. No contaban con un detalle: la madre quien se creció y se convirtió, literalmente hablando, en la madre salvadora (madre Salvatore, dicen los cristianos).

La película entonces se desarrolla en una lucha, literalmente hablando, a muerte, entre la madre que protege a los suyos, y los villanos que hacen todo lo posible por conseguir el dinero. En el proceso fílmico, van muriendo uno a uno, hasta que…. Tienen que ver la película para que sepan cómo termina.

La película es una historia trillada. Lo novel, no obstante, que se trata de una nueva fórmula que los cineastas afroamericanos o personas interesadas en dicho mercado, han desarrollado de forma excelente. Todo comenzó con Get Out (Dir. Jordan Peele, EE.UU., 2017), la cual fue tan exitosa que ganó un Oscar en la pasada edición de los premios de la Academia de Artes y Cinematografía de los EE.UU. Por otro lado, la película Traffik (Dir. Deon Taylor, EE.UU., 2017) la cual fue un éxito taquillero en los EE.UU. y Puerto Rico. Finalmente llegamos a Breaking In, la cual lleva cuatro semanas sólidas en la isla.

Dicho lo anterior, pese a su éxito taquillero, Breaking In tiene un guion muy flojo, las actuaciones por lo general son mediocres, y es de un presupuesto bajísimo que deja poco para la imaginación. Ahora bien, tiene de forma interesante el manejo inteligente de las tomas y escenas, jugando con un realismo y neorrealismo por momento, que en parte evocan al cine de Alfred Hitchcock. En esto es algo interesante.

Pues bien. Vayan a verla porque no hay más cine comercial disponible (tampoco hay tanto en el cine de arte), y sobre todo que la temporada de cine boricua todo indica que finalizó. Pero Breaking In lo lleva a recorrer territorios conocidos, a veces de forma trillada, pero sin lugar a dudas, de forma emotiva y con la adrenalina a millón. Es su opción.