Lun09232019

Last update09:51:47 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Casi fiel o una muestra fílmica de limitada significación

  • PDF

altEl cine dominicano es hoy el de mayor crecimiento en América Latina. Según las estadísticas no oficiales, están produciendo un filme a la semana, lo cual les permite hablar de 52 al año. Sólo Hollywood produce una cantidad similar o cercana de forma mensual. Ellos son el paradigma a seguir de la industria del cine. Ahora bien, la República Dominicana en el Caribe y América Latina, se ha convertido en un modelo.

No porque hagan tantas películas anuales, en su mayoría dentro de la familia del cine comercial, son todas buenas. Hay películas y hay películas que se dejan ver. Hay otras que simplemente son una estadística, pero realmente son de muy pobre calidad o limitada significación.

Casi fiel (Dir. Roberto Ángel Salcedo, República Dominicana, 2019) es un filme difícil de ver. Por razones que no comprendo, y contrario a toda la muestra en lo que va de año del cine dominicano, este filme su guion, el cual también se le acredita al director Salcedo, fue pobremente trabajado, los actores y actrices son emergentes, salvo Fausto Mata, y la apuesta dirigida a un cine familiar se convierte en una expresión un tanto chabacana e irrelevante. Pero, se trata de un filme de la industria dominicana, el cual tiene aciertos, desaciertos, buenas películas y películas menos buenas.

La historia es la de Alejandro (Juan Carlos Pichardo, Jr.) el empresario joven que dirige la empresa con novia-candidata a matrimonio, Carolina (Dalisa Alegría) y por lo menos dos amantes. Entonces, Julián (Mata) es el chofer que tapa los escándalos de su jefe Alejandro (Pichardo).

Se trata de una película hasta inoportuna en los tiempos de la era post-Harvey Weinstein. Pero como explicarlo en suelo dominicano. Entonces, al final de la película, y ante el nacimiento de un hijo, el empresario Alejandro (Pichardo), decide cambiar su vida y se hace un buen padre, esposo, cesan las infidelidades, en fin, casi fiel se convierte en casi casi el sueño dominicano por su sagrada familia.

Nada, que como todo en la vida se trata de un gusto aprendido. Esta película no fue de mi agrado. Esta es mi mirada, y como veo casi todo el cine dominicano que nos llega, puedo dar fe que esta no es la mejor de sus películas. Pero como en todo, vaya a verla y usted decide. A lo mejor le gusta. A su sana y propia discreción