Lun10142019

Last update09:41:21 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Pavarotti o el homenaje sublime a la ópera

  • PDF

Image result for pavarottiNo se trata de cantar opera. Se trata de tener la voz, la capacidad física para modular una voz alterna, la de tono de tenor, y cantar. De eso se trata, de cantar como un tenor. Luego viene el vehículo, que podrá ser opera, o podrá ser música popular, pero el tono de la voz modula, en una dimensión o registro más agudo de lo que normalmente hablamos, es convertirse en un tenor

Pavarotti (Dir. Ron Howard, EE.UU. 2019) es el homenaje póstumo que se le rinde al cantante de ópera mejor conocido en el Siglo XX, quien se desempeño en la compleja interpretación del canto de tenor. Compleja, pues es una voz ficticia, sobre un tono elevado por encima de la forma habitual en la cual la gente habla o conversa, y en la cual, por encima de muchos en su generación, Pavarotti simplemente deslumbró a todos.

La película de Howard, desde el lado humano de la persona, se narra desde la vida épica de Luciano, quien un día se integró a cantar con su padre, y sin aparentemente tener mucha formación clásica, deslumbró a todo el mundo. Decimos sin mucha formación, pues el documental nunca explica como se cultivó esta voz extraordinaria, que por casi 50 años le cantó opera al mundo.

Nacido en Módena, Italia en el 1935, Pavarotti muere en la misma ciudad donde nació, a los 71 años en el 2007. Muere de cáncer en el páncreas y de una neumonía. Luego de haberle cantado al mundo entre el 1960 al 1990, inició una jornada casi a fines del Siglo XX de cantar como tenor en conciertos populares de recitales, rock y música popular. En fin, se convirtió en un celebrity.

Esposo por 39 años de Adua Veroni, un día así no más la dejó y se fue con su secretaria personal Nicoletta Mantovani. Pese a que no todo quedó en familia, el documental explora la complejidad del aspecto personal de la vida de Luciano con Adua y luego con Nicoletta. Dejó cuatro hijas y un hijo varón que murió a los días de haber nacido.

Dicho lo anterior, usted va a ver esta película como un homenaje a la ópera. Es hermosa en este sentido. Pese a contar con un presupuesto de poco menos de $20 millones, la película al sol de hoy ha recaudado menos de $5 millones, lo que la convierte en un fiasco económico. Aunque desde la perspectiva del documento histórico es un película muy delicada y bien pensada. Merece la pena ser vista.

Adelante sin reservas y preparados a llorar un rato. Luciano Pavarotti tiene la gracias de convencer a cualquiera de vivir de forma apasionada la vida.