Sáb02222020

Last update01:10:48 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Los leones, otra película dominicana para toda la familia

  • PDF

altFui a verla pues todo cine producido en el Caribe, es un proyecto de región, de país y de gente común tratando de decir algo nuevo. Los leones (Dir. Frank Perozo, República Dominicana, 2019) es la secuela de Que león (Dir. Frank Perozo, República Dominicana, 2018). Ambas, dirigidas a la familia, entretenimiento sano, sin doble sentido, ni palabras soeces, y más que nada con un código de vida “simple y normal” que técnicamente se entiende a través de culturas y códigos generacionales. Le guste a usted o no, eso lo hace una película de familia.

Pero el cine dominicano, hoy reconocido como la principal industria de cine en el continente americano luego de la de los EE.UU. que aún se define como Hollywood, ha creado un nuevo lenguaje, que incluye el cine para toda la familia. Y ojo, que no es Disney. Se trata de un cine pensado a partir de la lógica social, que se limita a la República Dominicana, la residente en la isla y su diáspora.

En Los leones, la historia se inicia en la diáspora, donde en la ciudad de Nueva York, José Miguel (Ozuna) y su mujer Nicole León (Clarissa Molina) intentan echar p alante en la ciudad de Nueva York. Él intenta desarrollar una aplicación digital que los haría ricos. Así las cosas, la vida los llena de problemas y retornan, temporera o completamente a la República Dominicana. A partir de ahí, comienza el desarrollo de la película.

Como ocurrió en la película Qué león (2018), aquí la trama gira en relación a la familia León y sus cuentos y vericuetos familiares. El guión de esta segunda parte es adecuado, y tiene momentos de mucha alegría, como así de mucha compasión emocional, que lo lleva a uno a llorar.

Con actuaciones que se repiten, como la de Maza (Jorge Pabón, el molusco) así como la de Daniela (Stephany Liriano) la película tiene sus aciertos y desaciertos. No obstante, lo más interesante de la película es la actuación de Ozuna/José Miguel, que es memorable. Al punto que con un buen manejador y dirección técnica, el joven talento dominicano/boricua, podría llegar lejos en su carrera de actuación frente a la cámara.

En fin, que deben verla pues se pasa bien. Es una película ligera, nada muy complicado, pero adecuada para estos tiempos navideños. Adelante, Perozo, adelante.