Mar08142018

Last update09:47:29 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Creativo

De viaje por la Península Ibérica, entre el fado, palacios andaluces, bailes con gitanos y huelgas de trabajadores

  • PDF

“El viaje como exploración ambiental y humano ha sido la inspiración de estos

reportajes. El periodista es la estirpe de los viajeros que cierra sus maletas,

dispuesto a vivir una aventura maravillosa…” (Cancio Isla, 12)

Leer más...

Nueva poesía caribeña: El sabor del tsunami fiero y tierno

  • PDF

La primera vez que posé ojos sobre las palabras poetas de José H. Cáez Romero creí haber descubierto/ decodificado su “Secreto”.  Es decir, la raison pour laquelle sa poésie. La razón que le obliga a escribir una poesía maremótica, tsunamizada y que ahoga, todo ello a modo de homenaje o acto de agradecimiento que el autor ejecuta en honor a aquellas otras palabras, de otras grandes poetas que le han conmovido: Julia de Burgos y Anjelamaría Dávila.  Y es que Cáez Romero es hijo de los versos de estas mujeres, y a la vez, se ha auto-parido animal salado/marino.  La poesía de estas grandes lo ha pujado; los versos de estas Ellas lo han traído a la Tierra placenta-acuosa /animalidad-devoradora.  El autor es en estas páginas una animalia oceánica colmada de ternura y ferocidad.

Leer más...

EL RACISMO

  • PDF

Eso del racismo, brother, no esta en na’. Así decía el cantaautor de salsa Rubén “Panamá” Blades en una canción llamada Ligia Elena sobre el racismo en Venezuela. Es curioso, pues todos reconocemos que hay racismo. Todos reconocemos que es terrible. Pero lo cierto es que convivimos con el, lo naturalizamos y muchas veces aún bajo el “reclamo” de que no somos racistas, hemos adoptado una lógica de exclusión sigilosa con la que convivimos.

Leer más...

“Escribir nos da alas, nos da poder y libertad”: Sobre escribir, el (des)gobierno y la cultura.

  • PDF

"Escribo para evitar que al miedo de la muerte

se agregue el miedo de la vida".

Augusto Roa Bastos

Leer más...

Tinaja brava

  • PDF

Ayer nadé contra la corriente. Acechaba mi retoño encaramado al peñasco.

El frío bravío lo reclusó. Pegó su trinco a la humedad en piedra..

Entre todos izamos su entrega.

Leer más...

Más artículos...