Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

CONTEMPLACIÓN A UN CARGADOR DE FLORES... (Contrainterpretación a Diego Rivera)

  • PDF

altNo vino del sur, como la última vez,

hoy vino desde el viento, y en la laguna de la tarde,

quiso remar esa batalla suave de la luz en la herida

donde todo brota, o todo calla buscándose a la noche;

le recibí descalzo, con un silencio tibio en los ojos

y le vi, tomar ese tequila en saltos. mundano y leve;

le busqué la sombra en círculo de gardenias

y me equivoqué de lirismo, y nos reímos insomnes,

aunque me dijo que las letras de Susan Sontag

en muchas noches se fregaron en sus labios

y su espalda arqueaba en el jardín

las cargas,

sus flores, enemigas de las mías,

su fuente de cuatro dardos, su arcoíris de hierro,

su relato en la playa, en la cesta de sudores,

donde la marejada de jacarandas, acostumbraba a amarle,

y nunca se movía por agonía,

su pleamar-campana solitaria-su estilo de andar en la oscuridad,

sus mujeres desnudas en sed y en ansiedad,

luego la oración caldeada de tapices, y flores como gentes,

y de rodillas, porque la flor piensa su astronomía

donde el hombre cabe, arrodillado, y esa hembra

de bronce macizo, que siempre será de noche grande,

y la pérdida exactitud del rostro

no vino del sur, eso fue ayer,

cuando María Félix perdió la vestidura

en el ojo surtidor de chocolates.