Vie10192018

Last update12:21:02 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Las camisetas en la Sanse 2018

  • PDF

altSubí y bajé dos días a las fiestas de la calle. No a las de cualquier calle, fue a las de la Calle San Sebastián. El primer día noté lo baja que era la asistencia. Había la presencia de muchas personas de edad avanzada, poca muchachería. Tal vez, por la hora, eran las tres de la tarde, un día antes del comienzo del fin de semana. Pero, horas más tarde a la salida de la actividad a eso de las nueve de la noche, todo era igual. No había tanta gente como en otros tiempos. Se podía ir a comprar las consabidas frituras sin tener que entrarle a las pescosás a cuanto ente se parara de frente.

Cuando volví el domingo a acompañar al amigo Ramón Ávila, artesano de la cerámica e investigador del tema de los carnavales y sus personajes, la cosa fue distinta. Había más visitantes y desde el día anterior las ventas habían mejorado y se había llenado un poco más de gente todo el litoral. A los artesanos les tocó ubicarse en el Cuartel de Ballajá y desde sus espacios, bajo carpas, habían ordenado sus ofertas desde el miércoles y tenían que recoger todo el domingo.

Desde las seis de la mañana estaba frente a un Morro, que, aunque encendido, estaría cerrado. Con el frio mañanero fui en busca de un café y un sorullo con queso al Antiguo Manicomio. La primera me cruzó de frente:

- ¡Q se joda to’! - Sobre el fondo negro de la tela, las letras resaltaban.

Al regresar a la mesa del amigo, pasó la otra:

-Hoy se bebe a lo AEE, hasta que colapse el sistema. –

Se repitieron los: - Puerto Rico se levanta, por doquier.

El jueves había comenzado a escribir unas notas a manera de bitácora de lo que sucedía, con lo que podía ver y pasaba frente a mí, desde la mesa del artesano. Estaba colocada en la entrada del Cuartel. Pasaba Raimundo y to’ el mundo con sus camisetas. Así me di cuenta de que los mensajes de todo tipo e índole, estaban debajo del cuello, sobre las barrigas, en las espaldas, las mangas de quienes llevaban las camisetas. Procedí a anotar algunos mensajes para que no se me olvidaran. Pero me pasaban por el frente muy rápido y alcancé solo algunos de aquellos mensajes: patrióticos, de motivación, de educación política, de apoyo a los necesitados, de solidaridad, de publicidad, en fin, de todo como en botica. Definitivamente, los comentarios sobre la realidad boricua, de las Fiestas, del huracán, estaban en los mensajes en las camisetas. Algunas de las cuales, tras las fiestas, pueden convertirse en paños para la limpieza.

Muchas de aquellas camisetas llegaban en grupos. Supe que había la moda de familias, vecinos o de panas de ir uniformados a las Fiestas, con camisetas, gorras y vasos iguales. Podían llevar abanicos de cartón y mochilas.

Me llamó la atención los moños de los muchachos y los colores alborotados en los pelos de algunos adultos. Las camisetas de color rojo, llevaban al anuncio obligado de Coca Cola con su SanSe 2018 y el uso de la imagen de algunos cabezudos. Los mensajes que saqué aparte y parecían de la discordia eran:

-En la Calle con Gasolina, no hace falta más na’,

-La culpa de todo la tiene Yulín.

Los mensajes

Por aquello de seguir con el ambiente festivo, cuando leas uno de los mensajes recogidos y conozcas alguien que tiene la camiseta o la tienes tú, di: ¡ah, ah! “Saca tu gorra, te pones las gafas oscuras, busca una buena birra y pasa a leerlos.” Después de todo como se leía en una camiseta del 2016, -Somos Calle. Yo soy Calle San Sebastián.

Motivacionales:

-Voy subiendo, voy bajando. SanSe 2018.

-Ni María acabó con la joda de la SanSe 2018. Prohibido cansarse.

-Fiestas de la Calle San Sebastián, con o sin luz.

-No hay luz, pero hay SanSe.

Casi siempre iba con los sombreros, las bandanas y cintas para el pelo que decían: -¡Pa’la Sanse!

-SanSe mood! Voy subiendo, voy bajando.

-Que se apague todo PR, que yo te prendo en el Morro.

-Yo no me quito, pero esto está cabr@...

-Boricua de corazón. Yo no me quito. María 09-20-2017.

De situación:

-Jendío, antes, durante y después…

-En la SanSe 2018, desde Orocovis.

-Con Irma, con María, la SanSe encendía.

-Guayao’ pero de pie.

-Buscando la luz, SanSe 18.

-ando Sanse Ando.

-Bayamontate, Barranquitate, Vegabajate.

-Voy a partir las calles como María nos partió a nosotros.

-Chinchorreo 100 x 35 calle, monte, playa

Cultura:

-Fiestón cultural, categoría 5.

-Adicto a la salsa.

-Del le lo lai, vengo yo.

Los de siempre: (camisetas de Iván Olmeda y Chembo)

 

- Puertorro…

- Borikén

- Yo amo a Borikén.

Educación política:

-Jíbaro, soy.

También había de –Jíbara soy.

-Made in Puerto Rico.

-Yo me quedo en Puerto Rico.

-Azul cielo es mi bandera.

-Animal Planet. (con la ilustración del Capitolio).

-Nací en la latitud perfecta.

Patrióticos:

-Este es el DNA (con una imagen de la bandera de Puerto Rico).

-Salimos de aquí. (una estrella roja sobre una isla azul.)

-Nosotros los boricuas, honramos nuestros héroes de la patria. (Mariana Bracetti, Betances, Blanca Canales, Corretjer)

-Presente (colores y franjas de la bandera de Puerto Rico)

Los de, ¡familia!:

-Los Murieles, azotando más que María.

Esta familia de Caimito, estaba de fiesta y aunque sin luz, ni agua se dieron cita en la Calle.

La cultura evoluciona, pero no la detiene nadie. Los puertorriqueños somos un pueblo de resistencia patriótica, ni un huracán categoría 10 será capaz de destruir el sentido identitario, ni la creatividad, ni el espíritu de supervivencia. El mensaje de la SanSe y el de las camisetas no es otro que ¡boricua y con orgullo!