Mié11212018

Last update02:28:50 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

La puerta de atrás (a los niños encerrados de la frontera)

  • PDF

altPor la puerta de atrás

el llanto deshila una nana de frío,

y surcos de media luna en el farol; la costumbre

de sentir un cuerpo que se abandona;

suspirar la sombra, como un templo roído

donde al menos se escuche la marcha del sol;

mondar la cebolla en flacos hemisferios y gemidos

mientras los dedos se llenan con nombres de desahucio

por la puerta de atrás,

hay un nacimiento encarcelado.

Cuando las murmuraciones

ponen un color de ceniza a los pasos,

y la guardia cambia de violencia, y los candados

ya tienen el muro vomitado del presidente rico

y el odio abre inundaciones desde su madriguera

la puerta de atrás

canta los helados olvidados de aquella feria

donde la canción, no se cansaba de caer desde el agua.

Niña, niño con mi aire,

niño y niña sin sombra, abre los ojos,

y mira al ángel flaco y de juguete

palideciendo mapas de la sangre, mira el verbo,

de los que gritamos la injusticia;

imagina la belleza de nuestra pólvora, disparando

contra el orden ebrio de los asesinos,

y mira esta infancia de abejas y mariposas, de maíz fresco,

de rosaleda, de atrio blanco y sin dormir,

esperando tu corto silencio antes de emocionarte;

pide posada frente a nuestras imágenes

crúzate de sueños, hijo y continente,

mientras te cercan, te ponen mordazas, te separan a la muerte,

este gobierno infeliz, este plato sucio de burgueses,

y esta cabalgata de gobernadores payasos,

pidiendo estadidad en un país de reos, niño, niña con mi sombra

asoma por mí, tu isla de amor.

Anoche,

en la frasada del árbol dibujamos colibríes,

yo pedía asilo en la última vocal que lloraste,

abrí la nueva colina de tu sueño,

y en ella, me traje tu celda y tu angustia

en ese corredor, rumbo hacia la puerta de atrás

no quedaba otra cosa

que una antorcha de semillas

ardiendo en la espera

para la revolución.