Mar10232018

Last update12:57:44 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Fonsi, el detective, se une a la lucha

  • PDF

altLa reunión fue convocada bajo medidas de seguridad y confidencialidad. Ricardo, Zuleika, Teo y varios de sus compañeros estaban discutiendo el asunto relacionado a las distintas explosiones ocurridas en el área metropolitana.

-El gobierno está culpando a los sindicatos y al grupo “se acabaron las promesas” de estas acciones. Las clasificaron como terroristas. - dijo Teo.

-Todos ustedes saben que ni nosotros, ni los sindicatos, estamos detrás de estos actos violentos.-dijo Ricardo.

-Tenemos duda si son grupos de derecha quienes están actuando para desestabilizar todos nuestros esfuerzos de organización entre los trabajadores y la sociedad civil.

-Les presento, a mi amigo de toda la vida y de las luchas patriotas, a Alfonso Garza.- dijo el abogado W.

-Alfonso, Fonsi como le decimos los que le queremos, es un detective privado que militó conmigo en varios grupos clandestinos desde los tiempos de la universidad en la década de los setenta. Se dedica a la investigación privada hace muchos años. Es independentista y leninista, si todavía podemos hablar de leninismo.

-Es un placer conocerlos y desde que “W” me consultó la situación que está ocurriendo con ustedes me puse a su disponibilidad. Lo primero que pregunté es si sospechan de algún miembro de la organización que pueda ser un infiltrado de la policía. Me informaron que un tal Carlos es sospechoso.- dijo Garza.

-Estuve indagando con varios de mis informantes y el gobierno está haciendo todo lo indecible para contrarrestar la fuerza que está tomando la lucha contra las acciones de la Junta. Están desviando la atención pública con varios temas como los cadáveres en los contenedores en Ciencias Forenses, vagones desaparecidos, cantidad de muertes por huracán, cambios a las leyes sobre el aborto y enmiendas a la constitución.

-He investigado al tal Carlos y efectivamente es un informante de un ex coronel de la Policía que es asesor del gobernador. Tuvo un problema de drogas y se lo desestimaron al convertirse en encubierto del grupo “Se acabaron las promesas”. Sin embargo, yo pienso que este muchacho no tiene nada que ver con las explosiones.-señaló Garza.

-Tenemos que tratar de infiltrar a alguien en las esferas de seguridad del gobierno. Tengo varias personas de mi confianza que fueron parte de los movimientos independentistas y trabajan en posiciones de poder cercanas a Fortaleza. Están dispuestos a brindarnos información y ayudarnos.-dijo “W”.

Todos quedaron en reunirse nuevamente. Fonsi se quedó dialogando con Teo y el abogado “W’. Tenían información sensitiva que no querían compartir con los demás. El momento requería mucha cautela y reserva. Los tres habían sido “carpeteados” por la policía y sabían que aún eran objeto de investigación.

La Junta estaba demostrando mayor fuerza sobre el gobierno luego de las decisiones a su favor en el caso federal de la quiebra de las instituciones gubernamentales. La Universidad estaba siendo presionada con recortes a su presupuesto, exigiéndoles mayores aumentos en las matriculas y recortes a los beneficios educativos para los estudiantes. Una situación que afectaría la acreditación por las instituciones acreditativas a los once recintos universitarios, incluyendo el cierre parcial o total de algunos de ellos y las becas estudiantiles.

Los empleados públicos estaban siendo relocalizados de empleo y su bono de navidad iba a ser eliminado. Existía un ambiente de incertidumbre entre todos. Una desaliento general se respiraba en todas las agencias de gobierno. Se estaban eliminando y consolidando agencias. El turno les tocaba a las colecturías que iban a ser cerradas todas.

La atmosfera en el país estaba caldeada por la alta incidencia criminal. El jefe del Negociado de Seguridad no tenía control sobre la situación. La emigración, la quiebra del gobierno y para acabar de completar la quiebra de la Iglesia Católica, hasta los que albergaban la fe estaban quebrados.

En el lúgubre cuarto de evidencias de la Policía se sentía la misma enigmática sensación que provocaban las escenas de crímenes. Entrar a ese cuarto de evidencias requería pasar por unos largos y burocráticos trámites para no “alterar” las evidencias de casos bajo investigación. Algunos policías tenían los contactos para soslayar la compleja burocracia.

-Estoy buscando material de explosivos plásticos, estamos haciendo una investigación relacionada a las explosiones ocurridas en estos días.- le dijo Guillermo al custodio encargado del cuarto de evidencias.

Mientras, en la reunión donde los compañeros discutían, Fonsi se quedó pensativo y en silencio