Desarrollemos el pensamiento crítico

altÉrase una vez… unas voces que en sueños comentaban que cuál era el propósito de hablar de política en un curso de literatura. Creo que pensaban que la literatura respondía únicamente a lo bello, pero lo bello visto en sus temas favoritos: el amor a la pareja o a la madre. La literatura en torno a los males sociales, que son causa directa de las desavenencias económicas y políticas, les resultaba incomprensible. En su momento, no pudieron entender el proceso más importante del ser humano en términos de su educación: el de su desarrollo del pensamiento crítico.

Entender la “Canción de cuna para dormir a un preso” como una canción al niño interior de un soldado preso, sin entender el contexto histórico del poeta-poema, es solo la mitad del camino. La literatura es amor y muerte, belleza y fealdad, protesta y reflexión, canto y grito. Una voz callada ante este hecho es una voz a medias.