Mié09182019

Last update02:18:28 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Arrestan al gobernador en la Fortaleza

  • PDF

altEl corre y corre en la Mansión Ejecutiva se sentía desde la tarde del día anterior. Los rumores sobre inminentes arrestos de alto calibre se habían filtrado desde la fiscalía federal y del FBI, pero nadie tenía certeza de ellos. Todos estaban nerviosos, cada uno de los asesores inmediatos al gobernador estuvieron toda la noche escondiendo y destruyendo documentos comprometedores y relacionados con los contratos de Educación y otras agencias.

El gobernador estaba encerrado en su habitación., sentado en la cama, mientras meditaba y sollozaba en silencio. Las lagrimas opacaban la mirada hacia el paisaje de la bahía de San Juan desde el cuarto matrimonial, testigo centenario de los amores y relaciones íntimas de las primeras familias. Ya él sabía que pronto lo vendrían a arrestar. La esposa e hijos se los habían llevado a a familiares en los Estados Unidos,

-“Yo quise ser gobernador para adelantar la causa de la estadidad. Recuerdo cuando niño este mismo corre y corre cuando los arrestos de personas cercanas a mi padre. Mi madre y hermanos llorando desesperados. Nunca imaginé que la historia se pudiera repetir conmigo, que nunca he sabido nada de la corrupción en mi propia administración.”- pensaba reflexivo el gobernador.

Tocaban fuertemente en la puerta. Gritaban que los federales estaban en la entrada principal. La Fortaleza estaba rodeada por grupos de policías armados representando a distintas agencias de ley y orden federal. Se escuchaba el ladrido agitado de los perros K-9. Alguaciles federales tenían las ordenes de arresto emitidas por un Gran Jurado. Este era uno de tantos arrestos que se estaban gestionando a la misma hora en distintos lugares del área metropolitana y los Estados Unidos, muy distantes de los residenciales públicos en donde estas redadas eran la orden del día.

Se escucho el timbre del celular del gobernador. Este no quería contestar, conocía de memoria el número de teléfono. Era el presidente de la Junta Fiscal quien llamaba de forma insistente. Contestó finalmente.

-Hola, ¿qué diablos quieres en estos momentos puñeta?-

-Acaban de arrestar a uno de los miembros puertorriqueños de la Junta. Ya todo esto se nos complicó. Tú bien sabes que él fue uno de los que provocó la deuda billonaria con los bonistas y tiene las manos bien sucias con todo este revolú.

-¿Cómo carajo no me avisaron con tiempo? Son todos ustedes una partida de ineptos e imbéciles. Comenzando con los pendejos que tengo de asesores.

- Las órdenes de arrestos vienen directamente de Washington, ni siquiera la fiscalía federal local tenía conocimiento. Ellos mismos están sorprendidos. Los agentes federales vienen de Estados Unidos. Encontraron hasta los fantasmas de la Legislatura y los arrestaron.

-No te pongas bravo ahora, que tú sabías que esto iba a pasar. La aptitud de que nunca sabes nada a mí no me vas a venir con esa mierda. Todos estamos jodios, Los federales nos estaban pisando los pies y yo te lo venía diciendo hace tiempo. Pero tú con tus mierdas y mal asesorado. Pensando en la estadidad que te han dicho de mil maneras que no nos la darán. Reclámale ahora a la fabulosa secretaria de Educación que siempre has defendido. La muy hija de puta se ha hecho testigo y está hablando más que los pajaritos de Maduro en Venezuela. Tú sabes de todo el traqueteo que ella conoce. Nos tiene agarrado por los huevos. Hasta tu hermano lo están buscando. Ella es americana de verdad y no va a defender a un grupo de inmaduros isleños. Recuerda que ella dijo que hacía falta un adulto para resolver el problema de la educación pública.

- Me informaron que ya la arrestaron de madrugada en su lujoso apartamento. La amiga y otros colaboradores de ella ya han sido arrestados en los Estados Unidos. Esta mierda realmente es grande, esta vez no se salva nadie. Te digo que nos joderá a todos. Después que cobraba el mejor salario en mi administración y tenía contratos millonarios, que tuve que defender miles de veces. Es una cabrona gringa.-decía enfadado el gobernador.

- Los chavos que robamos los tenemos que esconder para cubrir los gastos legales. Como hizo Fajardo cuando le tocó responder por todos los traqueteos y desmadres de tu flamante padre.

-Déjame decirte que el “indictment” federal tiene un pliego acusatorio de más de cien cargos por corrupción, contratos fraudulentos, venta de influencia, conspiración para robarse fondos federales, y muchos otros más delitos de “cuello blanco”. Estamos todos bien embarrados, desconozco cuántos acusados hay. Solamente sé que la lista es larga. Entre ellos tu favorito, el que te llevó a donde estás.-señalaba casi sin poder hablar el presidente.

El celular vibró.

Entró un Twitter del presidente Trump : “Confirmado. El gobierno de Puerto Rico está compuesto por gente corrupta e inepta. Solamente quieren robarse los fondos federales. Siempre lo dije”.