Mar02282017

Last update10:54:26 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Crítica literaria

El pedaleo de Elizam Escobar

  • PDF

altPero si uno no toma la verdad-en-el-arte seriamente,

¿de qué vale, entonces, ser artista?

EE

Diacronía. A toda velocidad, se aleja del presente con la soga al cuello, pedaleando como un ateo que ha visto la muerte de cerca, demasiado cerca: “Yo me río. Y no es que lo sepa, no, / yo voy poco a poco / por las sombras” (“Tal vez fueron los niños,” 1983).

Huye, por supuesto, del poder. Máquina de tiempo (1993), autorretrato del pintor-poeta-teórico en dos ruedas: “El arte debe surgir de la vida real” (Los ensayos del artificiero, 1999).

Leer más...

La literatura de: Zulma Oliveras Vega, Ana María Fuster Lavín y Carmen Rita Rabell

  • PDF

altEn esta época navideña se suele tener un poco más de tiempo para sentarse a llenar las horas muertas de las vacaciones de Navidad. Los que no tengan vacaciones de Navidad, han de robarle horas al sueño para leer un poco y seguirle la pista a la ardua propuesta de libros boricuas publicada este año. Hay tres que me gustaría reseñar porque entre poesía, novela y ensayo le toman el pulso al quehacer literario de tres escritoras puertorriqueñas manifestado en distintos discursos de resistencia: un poemario, una novela y un ensayo de investigación.

Leer más...

Carajo: “¡TRUMP!.....”

  • PDF

El ocaso se ha llenado de rosas.

Yván Silén


Cuando la poesía aprieta la realidad, el calor interno que se produce, retórico, calcina las metáforas callejeras de la literatura, “Zona de carga y descarga” (Rosario Ferré), tatuándolas en la piel. Canícula. El cambio climático exacerba la poesía; estro, efluvio de papel que exuda tinta, muchas veces contaminada de colonialidad y por eso de subalternidad.

Leer más...

Las avispas de la mala leche o Caramelos de cianuro a la carta

  • PDF


No acostumbro responder a dardos venenosos. (Usualmente me resbalan por la pendiente más enjabonada de la indiferencia.) No empece a conocer que si te es regalado un caballo y tú ni lo necesitas ni lo aceptas, el equino sigue siendo de su dueño, opto por enarbolar la espada de la palabra pues esta vez siento que los kilotones de toxina no sólo son enfilados hacia mi persona, sino hacia todos los que forman parte del proyecto Este juego de látigos sonrientes. Poesía puertorriqueña de fines de siglo XX y comienzos del XXI.

Leer más...

Sobre las degeneradas generaciones en la Muestra de poesía en Este Juego de látigos sonrientes

  • PDF


Hace un tiempo salió a la palestra literaria la antología Este juego de látigos sonrientes prologada por el crítico Federico Irizarry Natal y con selección y unas Palabras Preliminares de Edgardo Nieves-Mieles. Y me ha parecido pertinente dentro de algunas impertinencias que le veo a la obra hacer un comentario de la misma.

Leer más...