Vie07212017

Last update02:48:21 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Notas en torno Juan Hernández, en ocasión de un libro (Partes I y II)

  • PDF

David Albarran me ha pedido copia de la columna “Juano Hernández, el olvidado”, que publiqué en El Nuevo Día en julio de 1988. Su petición coincide con la lectura del libro “Genial Juano Hernández: de vagabundo a estrella de Hollywood”, de Miluka Rivera, que investiga la vida y la carrera de ese extraordinario actor puertorriqueño que después de sobresalir en la versión cinematográfica de “Ïntruder in the Dust” del Premio Nóbel de Literatura de 1949 William Faulkner, hizo otros 19 films en Hollywood.

Juano fue uno de los primeros actores negros en abrirse paso en el cine norteamericano cuando ser negro y puertorriqueño eran dos estigmas difíciles de superar en el ambiente racista del Hollywood de entonces. Hoy incluyo copia de mi columna de 1988 en El Nuevo Día dejando para mañana un comentario sobre el libro de Miluka Rivera, que contó con la valiosa ayuda de mi amigo y gran actor puertorriqueño Julio Torresoto que fue alumno de Juano y buen amigo suyo hasta su muerte en 1970.

Juano Hernández tuvo una niñez muy difícil. Cuenta Miluka Rivera en su libro “Genial Juano Hernández: de vagabundo a estrella de Hollywood", que a los cuatro años Juano perdió a su madre y fue enviado por su padre, que era marino mercante, a la casa de una hermana en Río de Janeiro, pero tres años después el padre también murió y no hubo más envíos de dinero, por lo que la tía dejó de cuidarlo y Juano se unió a niños vagabundos que hacían maromas en las calles de Río para ganarse la vida. En la adolescencia fue marino mercante y boxeador hasta que se unió al Circo Cubano con el que recorrió medio mundo. Con el Circo Cubano hacía de todo, cantaba, actuaba, bailaba, tocaba la guitarra, hacía maromas. A los 18 años tuvo una breve aparición como soldado revolucionario en el histórico documental The Life of Pancho Villa, en el que el propio Villa apareció.

A mediados de los años 40 hizo historia al encarnar a Sam Perry, el primer doctor negro en Broadway en la obra Strange Fruit que dirigió el también puertorriqueño José Ferrer. Esta fue una de sus varias actuaciones en obras teatrales en Nueva York. También trabajó en diversas dramatizaciones radiales y televisivas, incluyendo uno de los programas de Tv de la serie Alfred Hithcock presenta. Había actuado en varias películas de tema negro cuando lo escogieron para protagonizar Intruder in the Dust, basada en la obra ganadora del Premio Pulitzer de William Faulkner, laureado al año siguiente con el Premio Nóbel de Literatura. Durante la filmación, en Oxford, Mississippi Juano fue víctima del racismo en esa ciudad sureña.

No fue fácil para Miluka Rivera investigar la vida y carrera de Juano ya que muchas etapas de su vida aún permanecen en el misterio. Juano se sobrepuso a una niñez difícil para abrirse camino en la vida, en una profesión en la que el prejuicio racial era abrumador. Su labor en el cine le abrió paso a Sidney Poitier, considerado la primera estrella negra del cine. Fue un autodidacta, llegando a dominar cuatro idiomas.

En 1950 vino a Puerto Rico a presentar su monólogo de Otelo, de 22 minutos, en el teatro Tapia. Ese mismo año fue investido por el rector Jaime Benítez con el grado de Doctor en Bellas Artes en la graduación del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. Allí fue profesor de inglés y de arte dramático de 1955 a 1960. De Puerto Rico viajaba a Hollywood cada vez que se requerían sus servicios.

En el documento que se encontró en el Registro Demográfico, se menciona que Juano nació en San Juan, Sin embargo, Julio Torresoto que fue su alumno, su amigo y su colaborador en el guion de cine sobre la vida del campeón de boxeo Sixto Escobar, asegura que Juano siempre decía, en público y en privado, que había nacido en Ponce.

En la tercera parte de este ensayo me referiré al pequeño hotel y el parque de diversiones que Juano construyó en Trujillo Alto, hablaré de sus películas, catorce de las cuales conservo en mi divideoteca, y relataré las circunstancias de su muerte acaecida en Río Piedras el 17 de Julio de 1970.