Vie06052020

Last update01:27:37 PM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

(Re)Escribir debellaqueras

  • PDF

alt“la palabra que tenemos en la boca,

en la punta de la lengua, en el sexo

o en cualquier punto del deseo”

Rita Jardcor “un manifiesto de amor público, el momento en donde los ojos flirtean buscando saciar

el apetito del Otro”

Roberto O. Manzanilla

“su insistencia en la expresión de su eros

particular, su “él en él”. Alcanza registros

místicos en su re-escritura travestida”

María Arrillaga

Desde “Todas las lenguas se mueven” hasta “raro porvenir el del poema”, los dos versos que enmarcan este poemario escrito de 1981 a 2009, la aventura del lenguaje se hace presente. Esto pasa a través de dos cuerpos o más que se encuentran en los “Hombrecitos de papel” o mucho antes, en “Del placer a la seducción y otras formas del deseo”, hasta desembocar en “Amarte con toda la ternura del semen tibio”; las tres partes del libro. Y estos serían los dos paradigmas que exploran el hablante lírico, o el sujeto poético, la voz que nos cuenta sus historias de encuentros amorosos a lo largo y lo ancho de una ciudad llamada San Juan. Primero, la aventura del lenguaje y segundo, el encuentro de dos cuerpos o más. La primera mitad es la voz del “boy toy” y la segunda mitad es la voz del “daddy”.

(Re)Escribir debellaqueras o “de bella que eras”, como interpretó el título la poeta María Arrillaga, ha sido para mí explorar lecturas de grandes poetas universales y disímiles como Vicente Huidobro, Manuel Ramos Otero, Marino, Nemir Matos Cintrón, Olga Orozco, Alejandra Pizarnik, San Juan de la Cruz o hasta Santa Teresa de Ávila, ahondar en las imágenes del cine erótico como El último tango en París o Hiroshima, mon amour así como hundirme en la música de cantos gregorianos, del clavicordio de Bach, el piano de Liszt como preludio para el amor: “te me has metido entre los dedos/ en un nocturno de Chopin”.

(Re)Escribir debellaqueras es dialogar también con mis compañerxs de la generación del 80 en Puerto Rico, la Isla del (Des)Encanto, dado que el poemario se publicó en la Colección “Filo de Juego” de la editorial dominicano-boricua Isla Negra. “Filo de Juego”, que dirigieran los poetas Rafah Acevedo y Juan Carlos Quintero, es el nombre de la revista donde se publicaron por primera vez fragmentos de este libro así como los primeros textos de Edgardo Nieves Mieles, Mayra Santos Febres, Belia Segarra, entre muchos otrxs, escritores/as ya reconocidxs no sólo en la Isla sino a nivel internacional, como es el caso de Mayra, Edgardo, Rafah, Carlos Roberto.

(Re)Escribir debellaqueras y editarlo en su forma final fue también el encuentro luminoso con Beto Ortiz, Rita Evia e Iván Vázquez en el Taller de Creación Literaria Lésbicogay que organizamos en Mérida, Yucatán, México antes de las lecturas de Café Poesía, en el espacio creado por JK Publishing, el Círculo de Escritores Yucatecos y Café Chocolate, y lidereado por el poeta Fer de la Cruz cada sábado de 6 a 8 de la noche por allá por el año 2008. Ahí surgió la energía necesaria para darle paso a la nostalgia y volver a buscar en las gavetas estos garabatos perdidos en el tiempo que recuperé una tarde de lluvia veraniega en Mérida, y me senté a corregirlos en su version final hurgando en los vericuetos de varios pasados.

(Re)Escribir debellaqueras es, pues, el encuentro final con el amor recapitulando así lo que dice Dalia Nieves Albert en el epígrafe que inicia el libro: “Hay hombres con una sonrisa tan tierna y sin saber nada se nos quedan de pie al recuerdo”. Como una tarde de domingo calle 60 arriba en la esquina de la 49... de Mérida, la blanca, la de Yucatán. Y lo demás fue historia.

Y ahora (re)escribir debellaqueras en esta edición décimo aniversario es celebrar un poemario que fue galardonado con el Premio Nacional de Poesía del PEN Club de Puerto Rico en 2009. En esta nueva entrega se han reescrito y reeditado los textos, se ha añadido una última parte llamada “Y otros pornopoemas”, como un apéndice a una reflexión del deseo cuir hacia finales de la segunda década de este milenio. Se ha continuado la exploración de los efectos de la seducción y el placer en el ars poetica de los daddies o los señores de unos cincuenta años ya largos. Cierra debellaqueras el poema “Los poliamorosos” que reescribe los famosos versos del poeta mexicano Jaime Sabines, “Los amorosos”, como una consigna del amor que se hace siempre poliamor. Como dijo H. Roberto Llanos en el prólogo a esta nueva edición: “La bellaquera combativa acaba de comenzar”.