Mar11212017

Last update10:49:38 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

Elecciones en Nicaragua

  • PDF

altMientras en Puerto Rico nos ufanábamos discutiendo el resultado de las elecciones generales en nuestro país y Estados Unidos, otra nación latinoamericana efectuaba elecciones presidenciales y legislativas: la República de Nicaragua. En ella concurrieron a las urnas varios partidos políticos principales, a saber, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, el Partido Liberal Constitucionalista, el Partido Liberal Independiente, la Alianza por la República y el Partido Conservador.

La candidatura a la presidencia nacional por el Frente Sandinista de Liberación Nacional la obtuvo el actual presidente, Daniel Ortega Saavedra. El universo de votantes en estas elecciones fue de 3.8 millones de nicaragüenses. En ellas, además de la elección del Presidente, estarían sujetos a elección las posiciones para la Vicepresidencia del país, 90 diputados para el parlamento nicaragüense y 20 diputados para el parlamento centroamericano, conocido como el PARLACEN. La compañera de papeleta que acompañó al candidato a la presidencia de la república, Daniel Ortega Saavedra para la posición a la Vicepresidencia del país, lo fue su esposa Rosario María Murillo Zambrana.

Bajo la normativa existente en Nicaragua, la presidencia queda elegida por el voto de una mayoría absoluta; o por una mayoría relativa o pluralidad de votos, donde el candidato electo alcance al menos un 45% del voto popular. Una tercera vía para quedar electo también es cuando un candidato, aún sin alcanzar ese 45% de los votos, logre un 35% de los mismos y ese porciento supere por 5% al candidato que más cerca de éste haya llegado en el total de los votos. Si bajo tales condiciones no se pudiere elegir un candidato en una primera vuelta, entonces, como ocurre en otros países, se procede a una segunda vuelta de votaciones entre los dos candidatos que más votos obtuvieran.

En las encuestas realizadas previo a las elecciones, el presidente Daniel Ortega del FSLN salía favorecido con un 60% de los votos. El resultado de las elecciones, sin embargo, fue para él aún más favorable, al obtener el 72.44% de los votos emitidos. El candidato del Partido Liberal Constitucionalista, Maximino Rodríguez Martínez, con un 15.03% de los votos quedó segundo en la votación. A pesar de los pronósticos de una baja participación en las elecciones, el resultado fue la participación del 62.80% del total de electores inscritos.

La prensa internacional ha visto con mucha suspicacia que el presidente en funciones y candidato a la reelección haya ido a las elecciones teniendo como compañera a la Vicepresidencia a su propia esposa. Murillo Zambrana, sin embargo, en la realidad de la política nicaragüense es algo más que una ¨primera dama¨ como se le suele llamar en Puerto Rico y en otros países.

La relación político-afectiva entre el presidente Ortega y su esposa Rosario Murillo se remonta a la década de 1970, en plena lucha contra la Dictadura de Somoza, cuando Daniel Ortega vivía exiliado en Costa Rica. Después de ese período le siguieron los años de dura lucha en Nicaragua, donde Daniel, junto a sus dos hermanos (Camilo, fallecido en combate y Humberto, quien tras el triunfo de la Revolución ocupó la posición de Ministro de Defensa), fueron pilares de la lucha guerrillera. Como resultado de su participación en la lucha guerrillera, cuando se produjo el impresionante ataque al Parlamento nicaragüense durante una celebración que se llevaba a cabo por el famoso Comandante Cero, Edén Pastora, uno de los prisioneros intercambiados por figuras del gobierno nicaragüense secuestradas fue Daniel Ortega.

Luego de formar parte de la Comandancia General del Frente Sandinista de Liberación Nacional que unificó las tres tendencias del sandinismo y que llevó a la victoria la Revolución Nicaragüense el 19 de julio de 1979, Daniel Ortega ocupó la presidencia del país. Fue una ardua época donde se intentó montar un proyecto revolucionario que llevara a Nicaragua a superar tantas década de Dictadura. El proyecto revolucionario confrontó problemas tanto en sud desarrollo interno, como en la agresión desatada por Estados Unidos contra la Revolución Sandinista.

En 1989, luego de librar una encarnizada guerra civil interna promovida por Estados Unidos a través de los llamados ¨Contras¨, la viuda de Pedro Joaquín Chamorro, periodista asesinado por la Dictadura de Somoza y director del diario La Prensa, obtuvo la victoria en las elecciones. Varios factores incidieron en el resultado: el papel jugado por la Iglesia Católica oficial contra la Revolución Sandinista; serios errores y desviaciones políticos e ideológicos llevadas a cabo por la propia Revolución; el conflicto armado desatado por los Contras financiados por Estados Unidos y las incontables pérdidas en vidas humanas y materiales; la reacción de la población ante la imposición del servicio militar obligatorios a los jóvenes mayores de 16 años; la rearticulación de la derecha opositora y la oligarquía; la desestabilización financiera del país y las constantes devaluaciones del ¨córdoba¨ como moneda nacional con la consiguiente inflación; y el deseo de la población de acceder a la paz, la que no veían posible mientras continuase el conflicto con Estados Unidos, todos ellos fueron factores importantes en la derrota electoral sandinista en 1989

Durante dos períodos electorales siguientes a 1989, prevaleció en Nicaragua el partido de Violeta Barrios de Chamorro, hasta que un nuevo proceso electoral dio el triunfo en unas elecciones presidenciales al FSLN con Daniel Ortega a la cabeza de dicha organización política. En todo ese proceso, Rosario Murillo acompañó a Daniel Ortega como una de sus más cercanas colaboradoras, Por eso, para el nicaragüense corriente, la participación de la esposa del presidente Daniel Ortega en los procesos políticos no les es ajeno.

Publicaciones internacionales como la BBC Mundo, que tienen su propia agenda editorial, reconocen en ella ¨una mujer con mucha formación, con dominio de varios idiomas¨, indicando de paso la gran ayuda que ha representado para el presidente Ortega su participación en las delegaciones internacionales de su país. Indica la publicación que Murillo es sobrina-nieta el Augusto César Sandino, héroe nacional nicaragüense e inspirador del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

La ex comandante guerrillera y diputada Mónica Baltonado, dice de ella que Rosario Murillo comenzó a escribir, perfilándose como ¨una de las principales representantes femeninas de las letras nicaragüenses¨, tras la muerte de su primer hijo en el terremoto que azotó a Nicaragua en 1973. Tras el triunfo sandinista en 1979, ya para el año 1981 Rosario Murillo coordinaba el Consejo de Dirección de Ventana, el suplemento cultural del periódico Barricada, diario oficial del FSLN. Indica también que durante la primera presidencia de Daniel Ortega, así como entre 1985 y 1990, Murillo Zambrana jugó un rol muy activo en el gobierno de su país llegando a ser nombrada Directora de Cultura. Cuando el FSLN perdió las elecciones, ella logró asegurar un escaño en el parlamento nicaragüense para desde el mismo perfilarse como una de las líderes de la oposición.

Fueron estos años en los cuales la derecha se ingenió diversos señalamientos contra Daniel Ortega, que seguía siendo una figura de unidad al interior del Frente Sandinista, entre los cuales se adujo, con la participación directa de su hijastra Zoilamérica Narváez, hija de Rosario Murillo, que Daniel Ortega le había violado en varias ocasiones a su hijastra. En medio de tan serias imputaciones Murillo salió en defensa de Daniel Ortega desmintiendo a su hija, señalando que sus declaraciones obedecían a una estrategia de la derecha con la cual su propia hija se había unido, procurando así la defensa del presidente Ortega.

Superada toda esta situación, en los pasados años, la hoy Vicepresidenta electa ha sido, en alguna medida uno, de los rostros visibles de la Nicaragua sandinista y uno de los pilares de la campaña que ha llevado a un triunfo tan arrollador a Daniel Ortega y al FSLN, permitiéndole renovar como presidente de la República.

Durante sus años al frente del país, Daniel Ortega ha logrado la estabilización del país, aún cuando sigue siendo un país pobre. De hecho, aún Nicaragua no se recupera del todo de los efectos económicos que sobre el país significaron las pérdidas materiales y humanas como resultado, primero del terremoto de 1973, luego del proceso de lucha insurreccional y más adelante, de la guerra sucia contra el país por parte de los llamados Contras respaldados por Estados Unidos.

Hoy Nicaragua, sin embargo, enfrenta nuevas posibilidades, sobre todo dentro del marco del proyecto de construcción de un nuevo canal interoceánico, que conectará al Océano Pacífico con el Océano Atlántico lo que, para nosotros en las Antillas, llamamos el Mar Caribe.

No podemos terminar nuestra referencia a la República de Nicaragua y en particular a su presidente, Daniel Ortega y al Frente Sandinista de Liberación Nacional, por su consecuente y constante solidaridad y apoyo a la causa de la libre determinación del pueblo puertorriqueño, particularmente, los esfuerzos que desde la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) ha hecho para impulsar la descolonización de Puerto Rico y su afirmación nacional como pueblo latinoamericano y caribeño.