De la crisis económica a la independencia de las 13 Colonias

altEl 4 de julio de 1776 se declaró la independencia de las Trece Colonias de Norteamérica. Fue un hecho sin igual hasta ese momento. Se demostró que las colonias podían separarse de sus metrópolis y desarrollar su propio destino. Se dejaba a un lado el mito de la dependencia y se demostraba la capacidad del ser humano para constituirse en sociedad en un sistema nuevo de gobernanza; aunque todo esto es mucho más complejo de lo que parece, pero ese sería tema para otro momento.

Por ahora, examinemos como una sociedad colonial sopesó su estado de dependencia con la principal potencia mundial del momento, Gran Bretaña, con la oportunidad de independizarse y buscar desarrollar, por modo propio, una entidad política que sirviera a sus intereses particulares y no a los de la metrópolis. Aunque los acontecimientos en la historia tienden a ser multifactoriales, siempre existe uno que consideramos es el principal o al menos, el que nos llama la atención, en nuestro caso: la crisis económica.

Las colonias británicas en Norteamérica se desarrollaron mediante el sistema mercantilista, el cual promovía la riqueza de la metrópolis a cuesta de los recursos de las colonias. Desde 1651, con el Acta de Navegación inglesa, se establece que los puertos coloniales norteamericanos serían exclusivos para la marina británica (ley de cabotaje). Con el pasar del tiempo, el aumento de los gastos en conflictos como las guerras francoindias (cuatro periodos de enfrentamiento entre 1688 a 1763) provocaron que la deuda del gobierno británico aumentara drásticamente, creándose una crisis económica que, según la lógica de la metrópolis, las colonias debían pagar mediante impuestos y medidas onerosas.

La primera de ellas, luego de finalizado los periodos de guerra, en marzo de 1764, se renueva el Acta del Azúcar, con la intención de que el estado obtuviera ganancias en impuestos que afectaban la importación de este producto como materia prima de una serie de industrias norteamericanas. Los ingresos que buscaba este impuesto no se lograron, por lo cual fue abolida en 1766.

En marzo de 1765 se establece la ley del Timbre, impuesto dirigido específicamente a las Trece Colonias y cuyo fin era que estas solo compraran materiales impresos en Inglaterra. El objetivo del Parlamento era que con el dinero recaudado se pagara a las tropas británicas estacionadas en las colonias norteamericanas. El resultado para estas últimas fue desastroso y la indignación fue mayor al punto que se desarrollaron movimientos que en ocasiones provocaron choques violentos con las autoridades y el boicot hacia los productos y comerciantes británicos. Como si fuera poco, surgen grupos de resistencia o subversivos (desde otro punto de vista), como fueron los Hijos de la Libertad. Nuevamente, el Parlamento termina derogando esta ley.

En respuesta a la situación de las Trece Colonias, el Parlamento aprueba las Actas de Townshend (apellido del que las propuso), cinco nuevos paquetes de impuestos que son aprobados entre junio de 1766 a julio de 1768 y que afectaban una variedad de productos. Los impuestos iban dirigidos a obtener el dinero para pagar los jugosos salarios de algunos de los funcionarios coloniales.

Como era de esperarse, la apatía de una cantidad de colonos hacia la metrópolis fue en aumento y esto llevó a que las protestas aumentaran. Al punto tal, que el 5 de marzo de 1770 ocurrió la Masacre de Boston, donde las tropas gubernamentales dispararon contra los manifestantes y mataron a cinco de ellos e hirieron a otros 6. Un mes después, el Parlamento eliminó las leyes de Townshend, pero dejaron el impuesto al té, provocando que se dieran al menos tres motines en contra de los importadores de este producto (Boston: 16 de diciembre de 1773; Filadelfia: 25 de diciembre de 1773; y Chestertown: mayo de 1774).

Como vemos, la intensidad de la opresión económica de la metrópolis fue en aumento, así como la respuesta de los grupos coloniales que estaban en contra del Parlamento y sus medidas punitivas. Otras movidas de corte político y social también fueron promulgadas en contra de los colonos. A la crisis económica provocada por la deuda gubernamental y el interés del Parlamento de que fuera pagada por los colonos se sumaba la prohibición que tenían las colonias de expandirse hacia las tierras de los indios, la falta de representación en el Parlamento, el bloqueo del puerto de Boston y la intervención del gobierno en los asuntos individuales. La tensión llevó a que los colonos comenzaran a prepararse para un posible enfrentamiento armado que se dio con la batalla de Lexington y Concord (19 de abril de 1775), iniciando las hostilidades. Un año, dos meses y quince días después se da el paso que hasta ese momento ninguna colonia había optado, pero que fue ejemplo a seguir por casi todas las demás: la declaración de independencia.