Lun12182017

Last update10:00:40 AM

Panamá se une a esfuerzos pro liberación Oscar López Rivera

  • PDF

altPara muchos panameños el nombre de Oscar López Rivera le es desconocido. Pero ¿quién es Oscar y que importancia tiene para el mundo entero? Oscar López Rivera es un puertorriqueño que como la mayoría de nosotros emigró hacia Estados Unidos a la ciudad de Chicago en el estado de Illinois. Viendo las injusticias que allí se cometían contra los “hispanos”, Oscar se convirtió en un destacado líder comunitario. En su comunidad, Oscar luchó contra el racismo, la xenofobia, el discrimen, la marginación y todos los males que tenían que enfrentar los habitantes latinoamericanos en ese estado. Cuando Estados Unidos intervino en el conflicto de Vietnam, Oscar fue llamado a luchar con armas contra este pueblo. Allí, viendo las injusticias cometidas por ejército “americano” fue formando una conciencia antiimperialista. A su regreso a EE. UU., se activó como un gran luchador por la independencia de Puerto Rico, una nación caribeña que desde 1898 está sometida al colonialismo estadounidense.

Oscar fue víctima de persecución y represión por parte de las autoridades estadounidenses. A él se le relacionó con las “Fuerzas Armadas de Liberación Nacional” (FALN), grupo puertorriqueño que creía en la lucha armada para lograr la independencia de Puerto Rico. Estados Unidos nunca pudo probar su vinculación con este grupo. Por luchar por la independencia de Puerto Rico, Oscar es arrestado junto a miembros de la FALN. Luego de su arresto, Oscar es acusado de sedición. ¡Qué grande es Oscar, imagínese, un solo hombre tratando de derrocar el Gobierno del imperio más poderoso del mundo!

Oscar lleva encarcelado más de 34 años. Es el preso político más antiguo en América y del mundo entero. Mucho más que Mandela.

En la prisión Oscar ha sido torturado y vejado por sus carcelarios. Durante los primeros diez años de su encierro, Oscar fue confinado en solitario. No se le permitió visita alguna, ni aún de su familia más íntima: su hija, nietos y demás familiares. Estuvo encerrado por 23 horas diarias y solo lo sacaban una hora al día. Solo su voluntad inquebrantable como luchador por la independencia patria lo sostuvo durante todo ese tiempo. Durante los 34 años que lleva en prisión, Oscar es vigilado por los guardias de la prisión constantemente. Aún con toda esta vigilancia se le fabricaron cargos de intento de fuga y se le condenó a cumplir diez años de prisión adicionales.

Ante todas estas injusticias, el pueblo de Puerto Rico se ha unido en una sola voz, exigiendo la liberación incondicional de Oscar. A este reclamo se han unido importantes instituciones de la sociedad civil y del Gobierno de Puerto Rico. Participan de esta gestión la Iglesia Católica de la Isla, las iglesias protestantes, los sindicatos obreros, los partidos políticos, las universidades, los gobiernos municipales, el Comisionado Residente de Puerto Rico ante el Congreso de Estados Unidos, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, el Gobernador de Puerto Rico, la empresa privada, y los puertorriqueños residentes en Estados Unidos.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, en gesto de solidaridad, lo visitó en su celda. También lo han hecho importantes personalidades. Todos los días aparecen en los diarios locales e internacionales reseñas periodísticas de la actividades realizadas por la liberación de Oscar.

Cuando la presidencia de William Clinton en Estados Unidos, se le ofreció junto a otros presidiarios políticos puertorriqueños un indulto condicional. Oscar lo rechazó porque no podía aceptar por conciencia las condiciones que se le imponían. En primer lugar se le requería decir que renunciaba al terrorismo.

Como nunca cometió un acto de terrorismo, Oscar rechazó esta condición. También rechazó el hecho de que la oferta no fuera hecha a todos los prisioneros políticos puertorriqueños.

Hoy día hemos intensificado la lucha por la liberación de Oscar a nivel internacional. Países como Cuba, Uruguay, Venezuela y Ecuador se han solidarizado con esta lucha.

Recientemente, Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, ofreció intercambiar al presidiario Leopoldo López, por Oscar López Rivera. Obama no ha contestado a ese ofrecimiento.

Hoy celebramos la constitución en Panamá de un comité pro liberación de Oscar. Este grupo es coordinado por la socióloga panameña Briseida Barrantes.


Crédito foto: supersonicstickman, www.flickr.com, bajo licencia de Creative Commons (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)