De Bail Out, a la erosión de la Fianza

Si el 2008 global comenzó con los famosos “Bail Out” banqueros, el 2012 local anuncia la erosión de la Fianza para los mortales. Y de los segundos, los más ‘mortales’ de todos, pues sufren y mueren más y más rápido que los demás: pobres, desalariados, negros, jóvenes e inmigrantes.  Las palabras no pueden ser más sugerentes y explosivas. “Bail” significa fianza en inglés, y “Bail Out” no es otra cosa que un cambio de ecuación: en vez de cobrarle a los acusados  – los banqueros – paguémosles para que se ‘re-establezcan’, y de una vez, continúen acumulando capital a costa de…todo. Así, ‘fianza’ se transforma en ‘finanza’ que ‘financia’ la opresión, la exclusión y la explotación, para seguir amasando ‘riquezas’ para unos pocos. Mezclémoslo todo, virémosle al revés, y en vez, leamos al derecho, desde la izquierda: Los banqueros, que a todas luces y frente al juicio de todos, son declarados culpables, reciben el pago por su pillaje. Además hoy, en Puerto Rico, los ciudadanos están a punto de ser culpables hasta que se demuestre lo contrario, a través de la erosión acelerada de sus derechos. En este caso se trata de su derecho constitucional a la fianza. Entonces, se le da el ‘Bail’/Fianza a los Bancos, en vez de cobrársela, y se les presume ‘inocentes’, pero a los demás, el 99% de esta colonia-territorio-no-incorporado, se le declara culpable. Disculpen la repetición, pero el trabalenguas financiero y de las fianzas solo afianza la percepción clara de la desigualdad y la insolidaridad que se profundiza en la menor de las Antillas Mayores.

Desde que comenzó el actual gobierno de Puerto Rico, el mismo no ha escondido su desprecio por los pobres y por las débiles libertades democráticas que existen en este territorio colonial de EEUU en el Caribe. Desde la Ley 7, que arrojó a miles a la calle, hasta la llamada ley ‘Tito Kayak’, que casi prohíbe la protesta y la movilización social, la administración de Luis Fortuño ha erosionado de forma sistemática un gran número de instituciones, leyes, y derechos que permiten la reproducción de múltiples solidaridades en la vida pública. Lo peor de todo ha sido que, salvo algunas excepciones, el mismo no ha sido resistido, y mucho menos derrotado por la ciudadanía.

El Referéndum que se aproxima debe ser la plataforma que impulse un Frente de Frentes por la democracia, la justicia social y la solidaridad que haga posible el derecho a tener derechos: a la ciudad, al cuerpo, a vidas dignas, a trabajo y ocio, a la salud…a un Puerto Rico descolonizado y libre de opresores. Contra los “Bail Out” banqueros y a favor del derecho a la Fianza para los ciudadanos, votemos NO en el Referéndum en las urnas sociales que se aproximan. Ésa será una verdadera victoria política que impulse nuevas oportunidades de lucha y participación democrática.