Lun01202020

Last update01:50:53 PM

Fumigan Naled en Miami, ¿cómo nos afecta en Puerto Rico?

  • PDF

(San Juan, 9:00 a.m.) En Miami se han registrado quince casos de Zika y ya el alcalde de la ciudad ha anunciado que van a fumigar o, mejor dicho, que ya están fumigando por aire, con Naled. Luego del anuncio no hay marchas, ni manifestaciones, ni teorías conspirativas, ni gente anunciando el fin del mundo. Lo que sí hay es información, disponibilidad para responder preguntas y el interés de prevenir la expansión del Zika.

En Puerto Rico se anunció la posible fumigación y se iba a acabar el mundo. Se hizo una marcha, llena de la misma gente de siempre oponiéndose a cualquier cosa. Se estremecieron los discursos sobre la gran conspiración. La gente se lo creyó y ahora todo el mundo está en contra de la fumigación porque es para experimentar con nosotros.

La izquierda se entretiene con este tema. Se nos pierden las mejores mentes explorando la conspiración para acabar con nuestro pueblo. Los líderes, religiosos y cívicos, continúan promoviendo la desinformación y la ignorancia. Es imposible debatir, o tener una democracia, de cualquier tipo, en un país donde la gente no lee, ni se informa y sólo repite las locuras que dicen los comentaristas radiales.

Un noticiario informa que el Centro del Control de Enfermedades (CDC) reconoció que se había experimentado con Naled en Puerto Rico. Una periodista, ni tonta ni perezosa, afirmó en su cuenta de Facebook que ella lo sabía porque había estado con alergias recientemente. Lo que ella no leyó fue que los experimentos fueron en laboratorios, no en el medio ambiente.

No es que se había fumigado, sino que se habían hecho experimentos, en los laboratorios, para verificar la resistencia de los mosquitos al Naled. La gente se volvió loca, obviamente porque no leyó. Probablemente a la periodista le picó uno de los mosquitos con los que se experimentó y por eso tenía alergias.

En tiempos de Facebook, y de las redes sociales, las mentiras se esparcen con mayor rapidez que la información. Obviamente la gente es más efectiva leyendo un titular que una noticia. Los medios explotan las inclinaciones conspirativas de una colonia, la cual ha sido víctima de experimentos por parte del dueño imperial, para vender sus medios, ya que un "Like" es más importante que la verdad para los "ratings".

La gente se asusta con facilidad y los que conocen el pasado de la Isla tienden a transferir esa historia al futuro. Esa racionalización de la conspiración constituye un ejercicio de pereza mental. La idea principal es que, si en el pasado el imperio experimentó con nosotros, como lo hizo, entonces en el futuro lo hará también. El problema es que tal vez no sea verdad dicho razonamiento. Pero verificarlo requeriría que comenzáramos a pensar, a analizar y a estudiar los problemas y realmente es más fácil sólo repetir lo que alguien dijo, aunque sea un disparate.

Los opositores a la fumigación se parecen a algunos los líderes del continente africano que se oponen al uso de medicamentos contra el sida porque esa enfermedad no existe, o a aquellos religiosos que se oponen al uso de contraceptivos porque son pecado. Los opositores a la fumigación tienden a transferir nuestro pasado a nuestro futuro y se entretienen con cosas que realmente no existen.

No hay tal conspiración, pero es preferible entretenernos con eso. De hecho, a las élites les conviene que nos entretengamos con el Naled y el Zika, que nos entretengamos marchando para que no nos exterminen, aun cuando es ahora Miami el que será fumigado, imagino que para exterminar a los boricuas que viven allá. A las élites les conviene que nos entretengamos marchando contra el Naled, así no pensamos en lo que importa. Este debate es igual al ridículo debate entre el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y el Partido del Pueblo Trabajador (PPT) sobre cuál de los dos se opone más a la junta. Un debate que nos mantiene entretenidos, creyendo que somos relevantes.