Dom08202017

Last update08:35:42 AM

La impertinencia de un nuevo referéndum político

  • PDF

alt(San Juan, 1: 00 p.m.) El Partido Nuevo Progresista intenta nuevamente promover un segundo plebiscito político para intentar resolver el estatus colonial de Puerto Rico. En esta ocasión, bajo el Proyecto del Senado Núm. 51, intentan promover un consulta al pueblo bajo Estadidad o Soberanía fuera de los EE.UU. Anoche el proyecto fue evaluado por la Cámara de Representantes, la cual dicho partido también controla, y se determino modificar la consulta a Estadidad o Libre Asociación/Independencia.

Aun así, solo votaron a favor, los propios de dicho partido. Ningún partido de oposición, entiéndase el Partido Popular Democrático o el Partido Independentista Puertorriqueño voto a favor de la propuesta de ley. Lo mejor del proyecto de ley, a parte de no gozar del endoso del Congreso de los EE.UU., quien es el que controla la soberanía de Puerto Rico, lo es el hecho de que la falta de fondos públicos para costearlo. El partido en el poder espera que el gobierno federal costee la mitad de los $5 millones presupuestados. No obstante, no se sabe que pasa si el gobierno federal no los paga.

Lo más interesante de la conversación es la falta de interés que promueve Washington a esta iniciativa, así como la falta de interés en Puerto Rico. Se trata de un proyecto impertinente, promovido por el Partido Nuevo Progresista, quien también se ha tornado en un partido impertinente. Es decir, que carece de pertinencia su gestión en este preciso momento.

De otra parte, la falta de apoyo de los otros partidos políticos o movimientos sociales en la isla, torna el proceso en uno aun más impertinente. En esta medida, sumergido el país en una crisis económica, sin capacidad de pago de las quincenas salariales en el mes de abril del 2017, uno se vuelve a preguntar, ¿es pertinente este referendo? Pensemos.