Mié09202017

Last update04:05:48 PM

Carrión impone por “plumazo soberano” segunda moratoria a la deuda fiscal

  • PDF

alt(San Juan, 1:00 p.m.) En el día de ayer, el presidente de la Junta de Supervisión, Administración y Estabilización de las finanzas de Puerto Rico (la Junta), el Sr. José Carrión III, firmó la misiva que le envió al gobernador de Puerto Rico, donde extiende por 75 días adicionales, la moratoria del no pago a los bonistas del gobierno de Puerto Rico. Esto, ante la crisis financiera del gobierno de Puerto Rico, tanto el central como las corporaciones públicas y algunas municipalidades, representa un alivio.

El no pago de intereses o principal para los sobre $72 mil millones adeudados por el gobierno de la isla, es una buena noticia. No obstante, más allá de los fondos buitres que participan de la deuda, los cerca de $2 mil millones adeudados a las cooperativas de Puerto Rico, es tal vez un problema nacional.

Sean los unos o los otros que reclamen su pago de deuda, la acción tomada por la junta, la cual había sido ya informada hace apenas dos semanas, constituye un acto representativo y manifestó del poder soberano que hoy, un grupo de profesores, banqueros y administradores, es decir los siete miembros de la Junta, tienen sobre Puerto Rico. El poder soberano hoy, sigue siendo del Congreso de los EE.UU., el cual delegó el mismo, en el ámbito fiscal, a la Junta.

Para todos los que reconocemos la colonialidad de la colonia, es decir que ser un territorio de los EE.UU., es ser un territorio colonial, la acción de Carrión III, es un acto explícito de lo mismo. Sólo el que tiene poderes plenos soberanos, puede decidir detener el tiempo, y parar las acciones legales de un país, de un territorio. Lo que sorprende, es que dicho poder lo tengan un grupo de funcionarios no electos, los cuales fueron nombrados a “dedo” tanto por el Partido Republicano como por el Partido Demócrata, y que nosotros en Puerto Rico, seamos bonistas o deudores, nos quedemos tranquilos con el asunto.

El poder soberano, como la carta de José Carrión III, es capaz de todo. Ahora, pensemos como este país está siendo gobernado, y sobre todo el poder, si alguno de los administradores locales. Pensemos.