Mar08222017

Last update04:38:01 PM

¿Respalda el sindicalismo Boricua la huelga en la UPR?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Durante más de un Siglo, las uniones obreras le vienen sirviendo bien al trabajador puertorriqueño. Son muchos los beneficios económicos y sociales que las mismas han conseguido para sus miembros.

El sindicalismo en Puerto Rico, comenzó a finales del Siglo XIX. Muchos trabajadores y artesanos se unieron a gremios que además de regular su oficio, buscaban el bienestar de los agremiados. El sindicalismo tal como lo conocemos hoy, se fortaleció en Puerto Rico después de la llegada de Santiago Iglesias Pantín. Santiago Iglesias había sido expulsado de Cuba, pero a su regreso a Europa (Inglaterra), pudo quedarse en Puerto Rico. Los motivos de su llegada han sido ampliamente discutidos. Algunos argumentan que su deseo por trabajar en pro de los trabajadores fue el motivo de su llegada. Otros, un poco más radicales, han dicho que era un espía del gobierno de Estados Unidos en Cuba y que vino hacer lo mismo a Puerto Rico. El gobierno de Estados Unidos lo liberó poco después de la invasión de 1898.

Iglesias Pantín, hizo amistad con Samuel Gompers, presidente de la Federación Americana de los Trabajadores (AFL), visitándole en Estados Unidos. Gompers, lo designó organizador de los trabajadores en Cuba y Puerto Rico. A su regreso se dedicó a organizar trabajadores, pero luego afilió todas las uniones obreras de Puerto Rico a la Federación Americana de los Trabadores. Esta afiliación de nuestras uniones obreras a la American Federation of Labor, es lo que muchos historiadores consideran una traición a nuestra clase trabajadora.

Posteriormente utilizó el respaldo sindical adquirido para formar el Partido Socialista, que predicaba la búsqueda de la estadidad federada para Puerto Rico. Después de ocupar un puesto en el Senado de la Isla, fue electo Comisionado Residente de Puerto Rico en Washington, por una extraña Coalición entre su partido de base obrera y el partido que representaba a los patronos capitalistas.

El movimiento obrero languideció durante el dominio del Partido Popular Democrático, pero luego, aunque diezmado, se hace sentir mucho más en Puerto Rico.

En ocasión de la crisis económica que sufre Puerto Rico, algunos sindicatos han congelado sus contratos y han disminuido sus peticiones económicas, para contribuir a la solución del problema económico que sufre la isla.

En estos días en que la Universidad de Puerto Rico, (pilar de nuestro desarrollo económico) ha estado paralizada por los estudiantes y la Hermandad de Empleados no Docente, es vital que el movimiento sindical de Puerto Rico apoye este paro. Los estudiantes y los trabajadores están en huelga por la reducción de unos $450 millones de dólares en el presupuesto de la institución. Este enorme recorte presupuestario fue ordenado por la Junta de Supervisión Fiscal, con el respaldo del gobierno de Ricardo Rosselló.

Es necesario que todas las uniones obreras y todos respaldemos esta huelga, porque todos hemos sido afectados de una manera u otra por las decisiones de esta Junta.