Lun05292017

Last update11:48:41 AM

Uber y el racismo compartido por la orden ejecutiva de Rosselló

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Una vez más el tema de la entrada de Uber a Puerto Rico llega a la primera plana. Los taxistas se van a un paro y el Gobernador permite que Uber entre en zonas turísticas por un fin de semana. La información oficial es que se realizaron 16 mil viajes en esos dos días por parte de Uber. La información oficial es que fue todo un éxito. El discurso oficial es que Uber vino para quedarse y que es progreso, y que el uso de una tecnología como la de Uber va a mejorar las cosas en Puerto Rico. La información oficial y el discurso oficial son sólo ideología. Son lo que quieren que pensemos. Son el mensaje que el que tiene el poder quiere que memoricemos.

Sólo hay que entrar a leer los comentarios que hace la gente ante la noticia de que Uber logró realizar 16 mil viajes en el fin de semana para comprender lo que subyace en este conflicto. Muchos atacan a los taxistas. Los ataques van por dos líneas principales, unos afirman que los taxistas son unos tramposos y que les roban, incluso insinuando que no pagan impuestos o que evaden el pago de los mismos cobrando en efectivo. Otros atacan a los taxistas porque dan un mal servicio, sus taxis no están en buen estado o porque simplemente son una cosa del pasado. En medio de los ataques constantes que se hacen en contra de los taxistas me llegué a preguntar si hay algo de racismo o xenofobia en los mismos. Leer que la gente automáticamente relaciona Uber con progreso, limpieza, honradez y buen servicio y a los taxistas con atraso, suciedad y mal servicio me obliga a percatarme de que algo del complejo del colonizado se refleja en los ataques.

Uno podría preguntarse si en la mente de la gente cuando ataca a los taxistas como lo hacen está la imagen de un muchachito blanco de clase media que estudia en la universidad y está creando su futuro por medio de un empleo precario que no le asegura nada o si está la imagen de un hombre de edad media, negro, dominicano y trabajador. La primera imagen es la del chofer de Uber, la segunda es la del chofer de taxis. Esto no es una afirmación, por mi parte, definitiva ni pretende ser una descripción de la realidad. Obviamente hay choferes de Uber negros, pobres y trabajadores, pero estoy casi seguro que esa no es la imagen que impera en el imaginario colectivo. Así como también sé que hay choferes de taxis que son blancos, de clase media y estudiantes universitarios, pero a su vez hay que aceptar que cuando la gente escribe los comentarios atacando a los taxistas esa no es la imagen que están atacando.

El complejo del colonizado se refleja en los ataques contra los taxistas por medio del lenguaje se utiliza para hacer los contrastes entre Uber y los taxistas en las redes sociales. Equiparar al taxista con suciedad, atraso y mal servicio y a Uber con todo lo contrario lo que hace es simplemente replicar el discurso que siempre ha dicho que el colonizado es vago, sucio e indolente y el colonizador civilizado, limpio e inteligente. Ese es el discurso oficial que se ha utilizado en Puerto Rico por más de cien años. El colonizado es corrupto, el colonizador honesto, el colonizado vago, el colonizador trabajador, el colonizado representa atraso y pobreza y el colonizador progreso y prosperidad. Ese mismo discurso subyace al ataque contra el taxista/dominicano/negro/que da mal servicio/que representa el atraso.

Otro ataque que se le hace al taxista es que hizo un paro y que eso es un error. Este ataque sigue siendo una intriga. La mayoría de la gente que lo hace es de clase trabajadora que se ha beneficiado de las luchas históricas de los obreros. Esos mismos trabajadores ahora atacan a todo el que se atreve a reclamar, a protestar, a hacer un paro. Incluso algunos comentarios de críticos de los taxistas los equipararon con el paro de la Universidad diciendo que ambos les iban a llevar a ningún lado y que protestar es malo. Ese mensaje sigue latiendo constantemente detrás de cualquier ataque contra los trabajadores y transportistas. Protestar el malo, reclamar es un error, el mensaje constante es que hay que bajar la cabeza, someterse silenciosamente y obedecer. Cualquiera que haga lo contrario es un taxista, es decir, en el imaginario de los que los atacan un negro/sucio/pobre/revoltoso/que representa el atraso/que da mal servicio/dominicano.

La idea de que Uber representa progreso es falaz. Lo que Uber representa es simplemente un desarrollo económico que beneficia muy convenientemente a la corporación. En primer lugar el chofer de Uber no es su empleado, la empresa le convierte en un micro-empresario. Ese micro-empresario es responsable de su auto, de hecho es su auto personal el que usa para dar el servicio por el que la empresa cobra. Ese micro-empresario es responsable de pagar sus impuestos, de pagar su seguro social, de pagar los gastos de mantenimiento y de dar el servicio. Uber es responsable sólo de mantener la aplicación funcionando.

Obviamente la idea de que el trabajador de Uber sea un micro-empresario implica que trabaja cuando quiere, o puede, usualmente a tiempo parcial, sin tener ingresos para mantenerse permanentemente porque no es empleado, con un empleo precario porque la idea es complementar lo que gana en su empleo de verdad o resolver mientras aparece algo permanente. En este sentido Uber es una oportunidad para multiplicar el chiripeo local. Hay que resolver como se pueda aunque sea eliminando un empleo real, el del taxista, y reemplazándolo por un empleo precario que representa progreso y bienestar, supuestamente.

Por otro lado Uber representa la culminación de la creación del sitio de empleo como un espacio de represión permanente. El chofer de Uber sabe que le están vigilando constantemente. Esa vigilancia se convierte en un asunto de ganancias. El trabajador le pertenece a la empresa pero la empresa no tiene responsabilidades reales con ese trabajador. Ese es el sitio de empleo como espacio de represión. Es el espacio donde usted está bajo control sin tener derecho a reclamar espacios propios. Cualquiera que ha visto la película reciente titulada The Circle podrá haber identificado hacia dónde nos llevan aplicaciones como la de Uber siendo ésta simplemente una metáfora de todas las demás aplicaciones y circunstancias donde se perpetúa esta realidad.