Mar08222017

Last update04:38:01 PM

A la sombra del Armagedón una reflexión sobre las armas nucleares

  • PDF

altEn el año 1988 el Dr. Luis Rivera Pagán, académico, profesor de humanidades de la Universidad de Puerto Rico y teólogo, publicó, bajo el auspicio del Decanato de Asuntos Académicos de la Universidad de Puerto Rico, el libro titulado Bajo la sombra del Armagedón. El libro, que consta con más de trescientas páginas, es un estudio filosófico y teológico del fenómeno de las armas nucleares. Desde una perspectiva decolonial la reflexión del Dr. Luis Rivera Pagán, en dicho momento, se adelantó a sus tiempos. Mientras que el mundo sería sorprendido con el colapso de la Unión Soviética, unos meses después de la publicación del mismo, y se abandonarían las preocupaciones nucleares con la intervención de los Estados Unidos en Irak, el texto del Dr. Luis Rivera Pagán fue olvidado, incluso por su autor, por haber perdido la urgencia del momento. Pero esa urgencia realmente no correspondía a lo que ya se había vivido en el mundo en relación a las armas nucleares sino a lo que viviríamos unas décadas después. Hoy, en pleno siglo veintiuno, tenemos de nuevo el reto del Armagedón delante de nuestros ojos.

Hace menos de una semana el presidente Donald Trump, quien ha demostrado tener una incapacidad inherente para gobernar, lanzó una amenaza al presidente de Corea del Norte, Kim Jong Un, respecto a la amenaza nuclear que dicho país supuestamente representa. Mientras que Trump dijo, en una concurrida y desorganizada conferencia de prensa, que Corea del Norte enfrentaría una respuesta de furia y fuego por parte de Estados Unidos, Kim anunciaba una posible amenaza contra el territorio no incorporado de Guam. Esa amenaza, y el contexto de las respuestas de Trump, colocan el tema nuclear en relación directa con el problema colonial. Guam, la isla amenazada por Kim a causa de ser un territorio de los Estados Unidos, es una colonia al igual que Puerto Rico. La colonia de Guam, que fue ocupada por Japón durante la Segunda Guerra Europea Estadounidense, enfrenta las consecuencias de ser un territorio no incorporado. La experiencia colonial se agudiza si se considera que Trump, con sus continuas amenazas, agrava la posibilidad de que la isla sufra un ataque directo por parte de Corea del Norte. Lo paradójico es que los analistas internacionales ven pocas posibilidades de que eso ocurra, no por causa de las intervenciones de Trump sino por la atribuida racionalidad de Corea del Norte en este enfrentamiento.

Mientras que Corea del Norte y Donald Trump se enfrascan en un enfrentamiento verbal que coloca bajo la sombra del Armagedón a la isla de Guam, la reflexión del Dr. Luis Rivera Pagán acerca del carácter teológico de las armas nucleares se hace más vigente que nunca. La amenaza nuclear es real, es una constante de la política internacional y en el siglo veintiuno su importancia ha aumentado. No se trata sólo de las intervenciones y el enfrentamiento verbal con Corea del Norte. El siglo comenzó con las Guerra contra el terrorismo, la invasión de Irak con el fin de quitarles sus armas de destrucción masiva, en el inconsciente colectivo las armas nucleares, sobre todo la experiencia del 6 y el 9 de agosto de 1945, guiaron los miedos que promovieron dicha intervención. Hoy más que en la década de los setenta, cuando hacíamos ejercicios para protegernos de un posible ataque nuclear en las escuelas, la posibilidad de que un arma nuclear sea detonada es más alta. Esta posibilidad, de que un arma sea detonada intencionalmente y no por parte de grupos terroristas extra-estatales sino por un actor estatal irracional como son los Estados Unidos bajo el mando de Trump, nos coloca delante del desafío de la posibilidad de la aniquilación global.

La posibilidad de la aniquilación global se agrava ante el hecho de que la presidencia de Trump es demasiado impredecible. Bien sus palabras son amenazas que no pasan de un enfrentamiento del jardín de niños. Pero también es posible que lo que Trump dice sobre Corea del Norte se salga de control bajo una presidencia que parece estar guiada por la testosterona más que por la razón.

En tiempos de amenaza nuclear y de irracionalidad la reflexión seria y concienzuda de Luis Rivera Pagán nos sirve de guía. La realidad es que estamos viviendo tiempos peligrosos donde regresamos a las amenazas que creímos se habían esfumado ante el cambio de siglo. Hoy la amenaza nuclear no es un debate teórico, como no lo era en la década de los ochenta, y la necesidad de regresar a una reflexión que nos ayude a desafiar estos tiempos de muerte no es un lujo sino una obligación. La única alternativa para acceder a la paz es saber, debatir, enfrentar y desafiar. Como termina su libro el Dr. Luis Rivera Pagán, “La disyuntiva es clara e inexorable: seguir a la sombra del Armagedón o recorrer los senderos inéditos de la paz”.