La UPR en el ojo de la Junta de Supervisión Fiscal

(San Juan, 9:00 a.m.) La Junta de Supervisión Fiscal, el cuerpo impuesto sobre Puerto Rico bajo la ley federal PROMESA, tiene un sub-comité de trabajo sobre educación, el cual reaccionó hace unos días sobre el plan fiscal propuesto por la administración de la Universidad de Puerto Rico (UPR). En carta circulada a la administración central de Puerto Rico, y no a la universidad, por vía de el director ejecutivo de la oficina de manejo de asuntos fiscales, que dirige Gerardo Portela, se dejó conocer la posición de junta en torno al plan fiscal propuesto por la universidad.

Esta parte es la más curiosa. La carta no va dirigida a la Universidad de Puerto Rico sino al gobierno central. Nos cuestionamos si la Sra. Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la junta, y quien firma la carta, conoce del tema de la autonomía universitaria. Es curioso que la carta se la dirijan a un director de agencia del gobierno central, y no al presidente de la UPR, el Dr. Darrel Hillman.

Es curioso también que la carta solicita de forma contradictoria, respetar varios asuntos de la autonomía universitaria, no así el pago de la matrícula de estudiantes, que solicitan se eleve al valor del promedio de las universidades publicas en los EE.UU. Este dato es sumamente interesante, pues cambiar el valor del costo de la UPR a uno comparable con los EE.UU., es transformar de raíz el proyecto universitario de Puerto Rico, el cual fomenta la educación altamente subsidiada para acceso de toda la población.

Por otro lado, la carta solicita que la UPR utilice fondos públicos federales de forma combinada, esto incluye las becas Pell Grant y otros subsidios federales, pero que no lo haga de forma total. En esta medida, es curioso, pero la junta le recomienda al gobierno, que la UPR no puede depender en más de un 25 por ciento de su presupuesto en el recibo de fondos federales. Ese tope es curioso, pues te fuerza a la búsqueda de fondos adicionales, que en la práctica fuerzan la privatización de la institución.

Lo más interesante de la carta es que la misma trastoca de fondo y de sustancia, la autonomía universitaria, y pone a la UPR en un sentido de administración en “hogar alterno” (lo que se conoce en inglés como un foster home). Esta parte es consistente con otras lógicas de ir desmantelando el país que conocimos. El cierre propuesto del zoológico de Mayagüez, Juan A. Rivero, es el inicio de este desmantelamiento. La carta de la Sra. Jaresko, es otra manifestación.

En fin, que tenemos que salir a la calle por tantas razones. Una de ellas, la defensa de la Universidad de Puerto Rico. Pensemos.