Sáb09232017

Last update04:05:48 PM

Cuba: una visita necesaria

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) “Cuba linda de mi vida, Cuba linda siempre te recordaré”, este himno de la música popular cubana, interpretado tanto por los Van Van, máxima representación de la música de dicho país, también lo han cantado muchos en el exilio. Es una canción que se presta para todo. De igual forma, la política de deshielo iniciada por el cambio de orientación al bloqueo, por parte del entonces presidente de los EE.UU. Barack Obama, y reconocida por el gobierno de Raúl Castro, presidente de Cuba, nos provocan esta remirada inicial, hoy de visita en la Antilla mayor.

Volver a Cuba es confrontarnos con la linda realidad, que está isla caribeña sigue siendo un referente mundial en varios indicadores. El más preciso para muchos en el caribe, la falta de violencia inter-personal que se vive en esta isla. Rodeada de países con un alto indicador de violencia interpersonal, entre otros Puerto Rico, Jamaica, Honduras, El Salvador, Cuba se presenta como un oasis, donde la gente, dirime aún sus diferencias conversando. Y ojo, que contrario a término, los niveles de participación y aceptación del modelo cubano de vida, siguen siendo altísimos, y donde si financiamiento de Washington, la visibilidad de la oposición al gobierno se manifiesta de forma reducida.

De otro lado, el indicador de país soberano, en el cual hay un gobierno que, con un alto nivel de manejo de su soberanía interna como externa, es más que evidente. Este es un país que maneja con una mano, la relación con los EE.UU., y con la otra mano se afirma como el ente que dirige los destinos de la población. Ante este cuadro, volver a Cuba es vivir con un país de una alta presencia de la soberanía del estado, lo cual en países débiles de América Latina, como en países fuertes del norte, piense en Alemania o los EE.UU. es tanto diferencia como similitud, respectivamente. Cuba es un sitio extraño e interesante, pues de ordinario, no asociamos a los países del llamado “Sur”, con un estado presencial y fuerte.

Pero, donde ha cambiado, pero aún no de forma esencial, es en el dato de la oferta de seguridad social, tanto en el cuido a los menos fuertes (niños/as, minusválidos, y adultos mayores), así como, la asistencia médica y la educación a la población. En estos indicadores, Cuba sigue siendo un país de primer mundo, solo equiparando o seguido por muy pocos países. Cuba es única, y sigue siendo única, en su oferta a la población de servicios para garantizar el bienestar humano.

Por tanto, volver a Cuba, de viaje y conocer, unos años después del deshielo en las relaciones Cuba-EE.UU., es más que un lujo, una necesidad de conocer de otros destinos, donde a fin de cuenta, mediante el diálogo, el respeto y la negociación, se alcanzó el momento actual. Ni bueno ni malo, aún con partes esenciales del bloqueo unilateral de los EE.UU. que siguen impuestas contra Cuba, pero en un momento donde el diálogo se ha impuesto como una posibilidad para zanjar diferencias. Pensemos.