Lun12182017

Last update10:00:40 AM

Editorial: Por la reconstrucción nacional – sin Trump, ni el Congreso ni los militares

  • PDF

(San Juan, 9:00 a.m.) Como todo Puerto Rico, hemos sufrido el embate del paso del huracán María. No podemos decir más que reconocer que los que laboramos en este proyecto cibernético, que también somos parte del pueblo, también hemos sufrido mucho.

Como muchos de ustedes, algunos de nosotros, perdimos casas, equipo y enseres eléctricos, vehículos de motor, y sobre todo la esperanza de que en el 2017 estaríamos mejor. Nuestra calidad de vida, para muchos y muchas se ha visto afectada por los eventos climatológicos que acaban de ocurrir.

Pero tenemos la certeza que en ese paradigma no nos podemos quedar. Es momento de reconocer la perdida, convertido lo perdido en parte de un proceso de cierre, duelo y sanación, y volver a comenzar. Es momento que como pueblo, como Nación, nos debemos de ver todos sumidos a la reconstrucción de Puerto Rico.

Podemos discrepar, ideológicamente y como parte de la política pública adoptada por el gobernador, Ricardo Rosselló, pero coincidimos con él, y con muchos sectores de la sociedad civil, que es un momento de rehacer el país. Esto es un momento de aunar esfuerzos, ver oportunidades de negocios e iniciativas comunitarias, familiares y sociales. Pero por sobre todas las cosas, de tomar esta oportunidad para hacer un país sostenible, sustentable y sobre todo digno.

Ahora bien, no coincidimos con las palabras expresadas por el presidente de los EE.UU, Donald Trump, de jugar con nuestro destino hoy a cambio de alguna negociación aún desconocida en torno al pago de nuestra deuda pública. De igual forma, no creemos de forma alguna en ir a mendigar al Congreso de los EE.UU. Curiosamente, muchas de las respuestas a nuestra crisis pueden estar hoy puestas a partir de nuestra propia riqueza nacional. Finalmente, deploramos y repudiamos la militarización del país como solución a la crisis medioambiental producida por el huracán María. No podemos volver a la década de 1940.

Apostemos a la reconstrucción de Puerto Rico, a partir de los propios puertorriqueños. El país será de los que nos quedemos a trabajarlo y echarlo a andar nuevamente. En esta oportunidad, intentemos por todos los medios de hacer un país mejor.

El Post Antillano