En crisis la gobernanza en Puerto Rico

(San Juan, 12:00 p.m.) La aparente irregularidad en la contratación de la firma de servicios eléctricos de Montana, EE.UU., Whitefish. Lo interesante es que el contrato y el desembolso hoy de pagos ascendentes a $20 millones de un tope de $300 millones se da en el contexto de alegaciones y contra alegaciones de actuaciones de corrupción o favoritismo injustificado. Whitefish, al momento de la contratación solo tenía dos empleados en plantilla y una propiedad donde residía la empresa que estaba a la venta.

Ahora bien, esto refleja un problema de gobernanza. A casi seis semanas del paso del huracán María, el gobierno de Puerto Rico no ha podido re-componer un debilitado sistema de producción, distribución y administración eléctrica. De igual forma, el sector privado, corporativo o individual, no ha logrado proveer una oferta sostenible para la población. Entonces, nos encontramos como pueblo a la merced de la inexperiencia política de la última clase gobernante, dirigida por Ricardo Rosselló, mientras por otro lado nos encontramos limitados ante un sector privado que ha sido muy cauteloso a la hora de invertir en soluciones al problema eléctrico del país.

En este sentido nos encontramos a la deriva como país, donde lo que se va imponiendo es un sentido de crisis de gobernanza con implicaciones reales en la economía del país y de la población. El gobernador de turno, Ricardo Rosselló, cada día que pasa se va quedando sin “sorpresas” o “conejos” que ofrecerle a la población. El país no está viendo soluciones concretas.

Todo esto pasa mientras la sociedad civil en Puerto Rico se sigue reinventando y creando mecanismos de sustentabilidad fuera de la lógica del estado. La Universidad de Puerto Rico es un buen ejemplo, la cual ha abierto sus puertas, por lo pronto el Recinto de Río Piedras, sin mediar hoy capacidad eléctrica. No obstante, hay que dar clases, y el reto hay que asumirlo.

Es el gobernador, el único que no logra asumir su rol. Entonces, hay que comenzar a pensar en otras soluciones sociales a la crisis de gobernanza que hoy tenemos. Pensemos.