Sáb02292020

Last update09:54:10 AM

CAUSA MALESTAR PARTES CODIGO PODRIAN IMPEDIR LIBRE EXPRESION

  • PDF

De anti-democrático y fascista se ha tildado un proyecto de código penal que aguarda la firma del Gobernador Luis Fortuño. Específicamente en controversia están dos secciones que se teme atentan contra la libre expresión. En la mirilla pública está una sección que ordena una pena fija de tres años de cárcel por impedir la entrada al recinto legislativo y perturbar, interrumpir o impedir que se lleven a cabo las labores legislativas; y otra sección que prohíbe las protestas en instituciones de enseñanza y de salud cuando se obstruya su acceso o la prestación de servicios. Este delito es menos grave. La primera de estas secciones también penaliza que se lleve a cabo “cualquier desorden” en el recinto legislativo. Por lo menos una líder política, la candidata a senadora María de Lourdes Santiago por el Partido Independentista Puertorriqueña, ha sugerido que podría haber protestas para poner a fuego la validez de estas secciones si el código entra en vigor. Lo curioso es que los dos delitos están ya estatuidos, pero su publicidad le añade antipatía a un gobierno que ya ha sido tildado de represivo. La policía no ha titubeado hasta ahora en movilizar las unidades anti-motín policíacas (Unidad de Operaciones Tácticas) ante estudiantes universitarios.

El propuesto código une dos secciones del Código Penal de 1974 que prohíben las mencionadas acciones en la Legislatura. La otra ley, la de hospitales y centros educativos, se pasó el año pasado, y se incorporó ahora al propuesto código.

Abogados, políticos y hasta el capítulo local de Amnistía Internacional han puesto el grito en el cielo ante lo que consideran afrentas a la libre expresión. Se advierte que “perturbar” y “cualquier desorden” podrían ser palabras imprecisas que no dan una clara idea de lo que se prohíbe. Los principios generales de Derecho Constitucional proscriben las leyes que usan lenguaje muy vago o amplio. Sin embargo, a pesar de su larga existencia, la escasa aplicación de la ley no ha dado paso a su impugnación en los tribunales. Pero los últimos años en la Legislatura, usando otros preceptos, se han cerrado al público las gradas, causando gran malestar.

Se cree que las dos secciones del propuesto código tienen que ver con las protestas de los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico durante la primera parte del mandato de Fortuño. Las cámaras captaron a la fuerza anti-motín usando excesiva violencia contra estudiantes y observadores ambos en el recinto mayor de la universidad, y en la entrada del Capitolio. En el último año la American Civil Liberties Union, una organización de derechos civiles norteamericana, ha señalado dos veces a la Policía de Puerto Rico por usar fuerza excesiva contra la ciudadanía.

Mientras tanto, Santiago, quién fue senadora en otro cuatrenio, dijo en tono de broma durante un programa radial que si le fuesen a aplicar la primera ley a los legisladores “van casi todos presos”. Ángel Matos, un ayudante legislativo y personalidad radial que se ha postulado para un escaño legislativo, dijo en el mismo programa con tono resignado que hay muchos legisladores que tienen “la piel finita”. Mientras tanto, el Senador Eduardo Bhatia, del Partido Popular Democrático, el principal partido opositor, le dijo al diario Primera Hora que las medidas son represivas y “para silenciar a Puerto Rico”.

El Senador José Emilio González, del oficialista Partido Nuevo Progresista, criticó a Bhatia por atacar a las leyes como si fuesen nueva. “El cree que si se lo dice a un medio, se repetirá lo suficiente para que la gente crea que estamos hablando de una ley nueva”. Razones de seguridad justificaban la ley,finalizó.