San Juan y Carmen Yulín, ¿Alguien les presta atención en Washington?

alt(San Juan, 12:00 p. m.) El huracán María nos golpeó duramente en todos los sentidos. Los sistemas energético, de comunicación, laboral, económico, escolar, medico-hospitalario y gubernamental colapsaron sumiendo al país en un limbo del cual, 47 días después, no ha salido en su totalidad. La respuesta gubernamental estatal y federal ante la magnitud de la situación ha resultado más lenta que un suero de brea. La crisis energética sumió al país en la oscuridad arrastrando a la administración del Dr. Ricardo Rosselló Nevares al averno.

La inestabilidad económica y emocional ha afectado a todos los sectores sin importar la escolaridad o la clase social. El temor a un futuro incierto, el desempleo, la ineptitud para restaurar el sistema educativo y las operaciones gubernamentales ha forzado a miles de puertorriqueños a irse del archipiélago borincano.

Para medir los avances gubernamentales para retornar a la normalidad he convertido en costumbre pasearme por las calles del Viejo San Juan por lo menos tres veces en la semana. La ciudad amurallada es un microcosmo donde convergen todos los intereses de Puerto Rico. La ineptitud para restaurar el sistema energético del casco histórico y principal polo económico-cultural-turístico de la nación es el talón de Aquiles de la gobernación.

Hastiados ante la ignominia de postergar la revitalización energética de la casi quinto centenaria ciudad llevó a los ciudadanos a protestar. El pasado fin de semana la ciudad amaneció cubierta por pancartas pegadas en las puertas de los negocios que se han visto forzados a cerrar porque la situación los ha llevado a la quiebra económica.

Las pancartas responsabilizan al gobierno estatal por la destrucción de la economía de la ciudad. Los mensajes son contundentes: “Se pierden 10,000 empleos”; “Política 001: El gobierno es responsable de la protección laboral”; “1,500 oficinas cerradas” “No más mentiras”…

“El gobierno estatal le ha fallado a San Juan y a Puerto Rico”, asevera Alma Pérez. “Han sido ineptos e irresponsables. Debieron incluir entre las prioridades a la capital, no haberlo hecho es un acto cruel, injusto y mal intencionado”.

La mayoría de los sanjuaneros entienden que la actitud asumida por el gobierno y la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) responde a una estrategia política.

“El partido en el poder le teme a la alcaldesa. La negligencia contra nosotros responde a un intento por trastornar la administración de la ciudad que depende de las patentes comerciales y flujo de visitantes a la isleta”, asevero Pedro Ramos. “Sin embargo los sanjuaneros estamos claros, la administración municipal no tiene nada que ver con la restauración del sistema energético del casco antiguo”.

Los capitalinos vocean la opinión de muchos ciudadanos del país: la administración Rosselló Nevares es inepta y mediocre.

“Escuchas a los fanáticos descerebrados decir que el país sufrió una catástrofe para justificar la incapacidad gubernamental para restaurar la normalidad en la isla como si uno no viviera aquí”, puntualiza Jenny Ramos, quien se identifica como estadista. “Voté por el gobierno, he sufrido la catástrofe, perdido mi empleo y estoy a punto de quedarme en la calle porque en un mes ya no tengo con que pagar la renta”

“No podemos seguir estancados en la catástrofe. Ya pasó. Ahora hablemos de reconstrucción y logros”, añade.

Muchos ciudadanos se mostraron molestos con el ex alcalde Jorge Santini que en un programa radial indicó que estaba en el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que desconocía porque no se había energizado la ciudad, pero despotricó contra la alcaldesa por no haber recogido el material vegetativo que tumbó el huracán.

“Intentó convertir nuestro dolor en politiquería”, asegura Juan Reyes. “No entiendo que tiene que ver el recogido de escombros con la energía eléctrica. El asunto es que su partido no ha podido cumplir con nosotros, residentes, comerciantes, empleadores y empleados del Viejo San Juan”.

“Fue asqueante escuchar su verborrea eleccionaria. La actitud de los del COE y sus desaciertos han empañado cualquier ejecutoria positiva que el gobierno haya hecho”.

Las críticas forzaron al gobierno a actuar y se iniciaron los procesos para restaurar el sistema eléctrico.

“Son tan imbéciles que señalan que la restauración de la electricidad en la ciudad no es difícil pues es solo producción energética y arreglar postes ubicados en residencias”, dice Mary Soto. “Muchos ciudadanos se encargaron de buscar compañías que recogieron los postes caídos para facilitar el trabajo, llegaron, pero no pudieron restaurar el servicio”.

“Aseguran que la ciudad tendrá luz para el próximo fin de semana. Me imagino que tendremos que llamar a las once mil vírgenes para que los ayuden con el trabajo”.

En este triste cuadro de la realidad sanjuanera, la ciudad y su alcaldesa, Carmen Yulín Cruz, ocupan la atención de la política y los medios en los Estados Unidos.

“Carmen Yulín es la nueva estrella de la política en Washington”, dice Daniel Pagán. “Se les está comiendo los dulces al gobernador y sus secuaces quienes gastan energías atacándola mientras en la metrópoli es símbolo de resistencia contra las desacertadas medidas políticas del presidente Donald Trump”.

La reciente visita de la alcaldesa a Washington para deponer ante el Congreso y la cancelación de las vistas ha sido catalogada como un acto de debilidad del Partido Republicano.

“Los republicanos le tienen miedo a Yulín”, certifica John Fuentes. “Es una mujer que no le teme a la verdad y domina el inglés. Tiene un verbo poderoso”.

La alcaldesa se reunió con el caucus del Partido Demócrata para presentar sus preocupaciones sobre el manejo de la crisis post María por parte del gobierno federal y su visión sobre las relaciones entre Puerto Rico y Estados Unidos. El impacto de la ponencia de la alcaldesa condujo a la filmación de dos anuncios donde se proyecta a Carmen Yulín como líder nacional.

“Cuando los vi pensé que Yulín aspiraba al Congreso. Son impactantes. La gente la abraza, conversa con ella. Son anuncios geniales”, puntualiza Agleris Nieves.

Par completar la proyección internacional de Carmen Yulín los Simpson sacaron dos programas donde la reconocen como líder y contrafigura del presidente Trump. La producción del popular programa televisivo donó $25,000 para las víctimas del huracán y estimuló a los estadounidenses a aportar a varias instituciones benéficas que recaudan dinero para Puerto Rico.

Los sanjuaneros observan estos desenvolvimientos, pero su preocupación no es la política.

“San Juan necesita energía eléctrica, no politiquería”, afirma Yahaira Matos. “Estamos desesperados”.

Pero San Juan no se rinde. Guitarristas, violinistas, acordeonistas… han tomado las calles de la ciudad vieja interpretando canciones del ayer y reafirmando una vez más que los puertorriqueños somos indestructibles.

“San Juan de Puerto Rico es el corazón de la Patria. Somos duros como el guayacán, aguerridos como el pitirre y renaceremos como el ave fénix. Luego pasaremos factura y pagarán los que nos han marginado a nosotros y al país”, reafirma Fuentes.