Gobierno boliviano acepta diálogo con marcha indígena

La Paz- El Gobierno boliviano expresó su disposición de dialogar con los dirigentes de la marcha indígena que se encuentra de vigilia en La Paz, anunció el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

El Ejecutivo dejó en manos de los corregidores de las comunidades de originarios que habitan el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) y las organizaciones regionales de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano la decisión de decidir la fecha y la sede del diálogo.

Quintana señaló en conferencia de prensa desde el Palacio Quemado que el Gobierno nacional aplaude la decisión asumida por los integrantes de la denominada IX Marcha para aceptar el diálogo que se le ofreció desde un principio.

El ministro dio lectura a una carta del Ejecutivo a los dirigentes de la caminata con la aceptación del diálogo.

"Celebramos que quienes dirigen la marcha comprendan lo que en un principio planteó el gobierno, la necesidad de abrir el diálogo directo con los legítimos sujetos del territorio como son los presidentes de las sub centrales, Tipnis, Sécure y Consejo Indígena del Sur, y los corregidores indígenas", apuntó la carta.

El encuentro debe efectuarse también con representantes de las 13 organizaciones indígenas regionales que constituyen la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano, acotó la misiva.

Durante la semana pasada, el Ejecutivo entabló una reunión con 45 corregidores del Tipnis en la ciudad de La Paz.

La ejecución de una vía interdepartamental que vincule la amazonia boliviana con el resto del país a través del Tipnis está sujeto a una consulta gubernamental a las 63 comunidades que habitan en esa vasta región amazónica.

Un grupo de originarios, dirigidos por cuestionados dirigentes de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano, marcharon hasta La Paz contra la consulta que decidiría la realización o no el proyecto vial entre Villa Tunari (Cochabamba) y San Ignacio de Moxos (Beni), a través de esa reserva natural.

Los dirigentes de la marcha decidieron la movilización a pesar de la anulación del contrato para construir la carretera interdepartamental, un proyecto demandado por varios sectores, incluso varios pueblos indígenas.

La ruta acercaría servicios de salud, educación y facilitaría el comercio de las comunidades del Tipnis, y por ello 56 de los 63 corregidores de esa zona viajaron a La Paz a reafirmar el apoyo mayoritario en esa región a la consulta, un proceso avalado por la constitución del país y varios acuerdos internacionales.